¿Y QUÉ PASA CON LOS CUBREBOCAS?

Por: Abril Cruz – 16/febrero/2021

Todos estamos conscientes de la situación en la que vivimos al día de hoy, así es, me refiero al COVID-19, este fenómeno que nos ha afectado en gran manera, su llegada logró que como sociedad nos apresuráramos a consumir el cubrebocas al por mayor. Claramente esta acción, ha tenido varios efectos perjudiciales.

Foto: Líder Empresarial

Lo primero que se pudo observar fue el desabasto de este artículo tan necesario, limitando así la posibilidad de adquirirlo, y me enfoco en las personas con síntomas de enfermedad respiratoria como tos, estornudos, asma, entre otras, al igual que a las personas que día con día nos brindan atención médica, trabajadores de la salud, etc.

El efecto foco aquí es la contaminación ambiental generada por desechar de manera irresponsable este tipo de artículos.

Sabemos que la función de un cubrebocas es evitar el contagio por algún tipo de fluido corporal, como la saliva y la mucosa nasal; por lo que esto provoca que se pierda por completo la función del reciclaje, así que se convierten en “residuos sanitarios”.

Foto: Milenio

La pregunta aquí es, ¿en dónde terminarán esos cubrebocas desechables utilizados en esta temporada de COVID-19?, pues realmente es algo sencillo de solucionar, claro, si todos cooperamos a esta causa tan importante y necesaria de nuestro planeta. Si estos artículos los entregamos al servicio de limpia de la propia ciudad, llegarán a los rellenos sanitarios, en estos, se destinan diariamente todos los residuos que se generan en la ciudad. Por otro lado, si no los depositamos adecuadamente, podrán llegar a terrenos baldíos, ríos, drenajes, barrancas e incluso hasta los océanos junto a esos residuos de plástico.

Cuidar nuestra salud es prioritario y por ello te comento que tu mejor acción para proteger tu salud, la de tu familia y la del medio ambiente es mantener tu sana distancia y quedarte en casa.

Foto: Pinterest

Sin embargo, comprendemos que hay situaciones en las que salir es indispensable, así que si decides utilizar el cubreboca, deséchalo de forma responsable. ¿Cómo es esto? Deposítalo en una bolsa de residuos sanitarios y antes de entregarla al trabajador de limpia, rocíala con solución clorada.

En situaciones de menor riesgo, cuando no tienes síntomas, es recomendable utilizar los cubrebocas de tela lavable, así podrás reutilizarlos. Recuerda que este virus se desactiva al contacto con el jabón, así que lavar tu artículo es seguro. Es mejor preferir productos de menor impacto ambiental. 

Recuerda que cuidar nuestro medio ambiente, también es cuidar nuestra salud.

A %d blogueros les gusta esto: