UNA TOMBOY EN JAPÓN: Harry Potter

Por: Yuri Tapia Ando – 31/julio/2020

En este día quiero hacer un especial dedicado a Harry Potter, ya que hoy es su cumpleaños.

En 2017 tuve la oportunidad de ir a Japón y visitar Universal Studios, ubicado en Osaka. Ahí pude conocer el parque temático de esta saga maravillosa y debo confesar que cuando me acercaba a la entrada se sentía una emoción increíble.

Cuando por fin llegué a la entrada del parque, y después de haberme topado con el coche estrellado de los Weasley, y vi el arco principal me sentí dentro de la película, además que ver el vagón estacionado fue todo un conjunto de emociones. Fue fantástico recorrer sus calles y ver las casas cubiertas de nieve y escuchar de fondo el tema principal.

Pronto comencé a visualizar las tiendas que salen en la saga, como la dulcería, en donde tienen las ranas de chocolate, los dulces de todos los sabores, paletas y mil dulces más, también, la tienda Ollivanders donde puedes comprar tu varita preferida, las más caras, por supuesto, son las de Harry, Hermione y Ron, así como la de Voldemort.

Hay dos tipos de varitas mágicas que puedes adquirir, está la sencilla y la que realmente es mágica, ya que si tienes suerte, al agitarla, podrá hacer que saques humo de una de las chimeneas de las casas de afuera.

Otra de las cosas fantásticas con las que me topé, fue con la venta de la cerveza de mantequilla, por lo que no dudé un segundo en comprarla, aunque venden dos presentaciones, la primera y más económica, en un vaso sencillo de plástico desechable, que por supuesto guardé como mi mayor tesoro (si, compré la más barata) y la segunda, un tarro igual de plástico pero más bonito (el cual pude comprar en mi segunda visita). ¿A qué sabe? Deliciosa, además que con el frío de la época en que fui, me cayó súper bien.

Después de recorrer sus calles, llegué finalmente al castillo de Hogwarts al cual entré sin saber muy bien cómo era el asunto o si tenía que pagar o algo así, en fin, seguí el camino y llegué a una fila, en la que obviamente me formé, sin saber a dónde me llevaría. Esta fila estaba justo en la parte donde Harry y los demás toman sus clases de Herbología, y pude observar algunas plantas colgadas. Al llegar a la entrada no podía creerlo, estaba dentro del castillo, ¡se imaginan!, sentía que ahí estaría Dumbledore y los demás profesores. Pude ver el espejo donde Harry se vio con sus papás, y ver los cuadros junto con el mapa del merodeador.

Al terminar este pequeño pero significativo recorrido, con su debido orden, llegamos a una división donde teníamos que guardar nuestras cosas en unos lockers que los miembros del staff nos asignaron, sin saber el por qué, obedecí y me volví a formar después de dejar mis pertenencias. Seguí avanzando en la fila hasta que pude visualizar para qué era. Frente a mi veía cómo llegaban asientos e iban acomodando a las personas, sentí pánico porque odio las alturas y todo ese tipo de juegos, le pregunté a la chava del staff si era para la montaña rusa que estaba afuera, y me dijo que no, que solo era un recorrido virtual, lo dudé un segundo porque al sentarse las personas, quedaban los pies colgando, pero ¡va!, ¿qué más daba?, ya estaba ahí, en mi lugar favorito en mi película favorita, así que acepté confirmando que no fuera una montaña rusa, por lo que ella volvió a negarlo.

Temblando, me senté en esos asientos colgantes que para empezar, se deslizaban hacia los lados y no hacia el frente, por lo que sería una experiencia rara. Me colocaron unos visores de realidad virtual y comenzó el recorrido. ¡Toda una experiencia fantástica! Ver a Hermione saludándome fue lo mejor de todo. No me arrepiento de nada.

Al finalizar el recorrido, te mandan a la salida la cual obviamente te hace atravesar la tienda de souvenirs en donde tienen las capas, las varitas, los uniformes, ¡todo! Al terminar mi visita, salí de la tienda y empecé el camino de regreso, la lluvia empezaba y no quería irme de ahí. Por último admiré el vagón que está ubicado a la entrada, con ganas de subirme y que me transportara a Hogwarts y dije adiós al maravilloso mundo mágico de Harry Potter.

Travesura realizada.

A %d blogueros les gusta esto: