UNA TOMBOY EN JAPÓN: dónde comer

Por: Yuri Tapia Ando – 24/julio/2020

Matsuya

La semana pasada te hablé de cómo economizar en tus comidas, sin embargo, también te recomiendo visitar restaurantes o locales de comida para tener una mayor experiencia gastronómica. Hay infinidad de lugares que visitar. Uno que en lo personal me encantó fue Matsuya, un pequeño establecimiento en donde al entrar, primero debes escoger en una máquina la comida que deseas, introduces tu dinero y te da un pequeño ticket, el cual entregas a una persona que está en la cocina, la cual también es una barra (hay algunos lugares que tienen mesas pero la mayoría es de barra compartida ya que es comida rápida o corrida por así decirlo). La persona recibe tu ticket y te da un vaso con té en lo que esperas tu charola. Al cabo de unos minutos, te entregará tu comida y listo, una foto para el recuerdo y a comer. Este tipo de negocios, así como Yoshinoya, son muy económicos y tienen buen sabor, te los recomiendo, hay en todos lados.

Comida de Matsuya

Un punto muy importante es que en todos los restaurantes grandes o chicos, de ley te sirven agua o en algunos, té, por lo que puedes ahorrarte las bebidas que en esos lugares suelen ser más caras, y en su lugar, volverte loco escogiendo bebidas en las máquinas expendedoras que las encuentras casi casi en cada esquina.

Brocheta del restaurante Torikizoku

Otro lugar para pasarla muy a gusto y más si vas acompañado, es Torikizoku, una cadena de restaurantes donde suelen ir los japoneses a “botanear” como nosotros lo conocemos, y es una buena opción para probar de todo, ya que su especialidad son las brochetas, tanto de pollo, carne y verduras. Te recomiendo acompañar tus brochetas con alguna cerveza o una bebida que los japoneses conocen como chuhai, la cual puede ser prácticamente de cualquier sabor como limón, naranja, toronja, etc., y es mezclada con un licor llamado shochu. Además, algo que te encantará de varios lugares, como este, es que el menú se encuentra en una tablet, en la cual escoges tus platillos, tus bebidas y la cantidad sin tener que llamar al mesero, y una vez que tu orden esté lista, te la llevarán a tu mesa, la cual es como un cubículo.

Sin duda, otro lugar imperdible al visitar Japón es un restaurante de sushi, el cual no es ni tantito como lo conocemos aquí, ya que nosotros lo comemos muy occidentalizado. Existen restaurantes de sushi bar, y no porque sea un bar, sino porque está en una barra giratoria (para los que son de CDMX es como el Moshi Moshi, el cual por cierto, lo mencionamos en nuestra sección de Columna), en este el chef se encuentra en el centro de la barra preparando las piezas de sushi, y las va montando en platitos que coloca en una barra que gira al rededor de él, mientras los comensales, sentados del otro lado de la barra, van tomando los platos que deseen. Incluso, puedes llegar a ver hasta pequeños postres circular para que los comas. Lo más sorprendente de todo esto es también la forma en que te hacen tu cuenta (dependiendo el lugar), contrario a aquí, que revisan el color de cada plato, en Japón, la mesera pasa un tipo escáner en la pila de tus platos y tu cuenta está lista.

Japón tiene una gastronomía bastante extensa que este artículo no me bastaría para recomendarte cada uno de los lugares a visitar, por lo que en el próximo seguiremos con el tema, pero antes de despedirme, hablaremos de un platillo más.

Una de las comidas que se ha popularizado bastante aquí en México y que es muy famoso en Japón es el ramen. Estos famosos fideos conocidos como noodles se sirven en diferentes presentaciones, ya sea con carne, mariscos o solo verduras. Pero comerlo tiene su chiste, se sirve muy caliente y debe comerse en los primeros diez minutos o incluso quince, para que la pasta no absorba el caldo y se infle. Hay muchos lugares donde comer ramen, desde pequeños locales muy tradicionales hasta restaurantes. Lo que tiene Japón es que si un restaurante es de ramen, solo vende ramen, al igual que el que solo vende sushi, el que solo vende brochetas, etc., aunque claro, hay excepciones. La primera vez que fui a uno, fue con una amiga japonesa de Tokio, y prácticamente ella hizo mi pedido ya que afuera del lugar se encontraba una máquina, en la cual apretabas los botones para escoger el tipo de ramen que querías. La segunda ocasión que fui a otro restaurante de ramen, me tocó a mí hacer el pedido, no es tan difícil como parece, solo escoges lo que deseas y metes tu dinero en la máquina, la cual te arrojará un ticket que entregarás al mesero. Cabe mencionar que en estos establecimientos de ramen, siempre encontrarás algunas botanas incluyendo las gyozas, que son pequeñas empanadas de carne y col china (chicoria), por lo que te las recomiendo.

A %d blogueros les gusta esto: