UNA TOMBOY EN JAPÓN: ASAKUSA

Por: Yuri Tapia Ando – 6/marzo/2021

Asakusa, ¿qué les puedo decir? Hace cuatro años llegué por primera vez a Japón y mi hostal se encontraba en Asakusa, por lo que guardo un cariño muy especial a este barrio de Tokyo.

Llegué temprano, por lo que me puse a contemplar la vista del río Sumida y de la ciudad mientras me desayunaba un pan que había comprado en la estación de metro. Más tarde me fui a caminar por sus calles para ver qué encontraba, y di hasta el edificio Bandai, el cual tenía varias figuras de sus personajes en la banqueta, por lo que aproveché para tomarme una foto con Doraemon y Anpanman, personajes muy populares en Japón. Cabe mencionar que de paso me emocioné al ver una de miles de máquinas expendedoras de bebidas que hay en el país.

Noté que si continuaba caminando me alejaría algo del hostal y al parecer se veía que solo había más edificios, por lo que decidí regresar, llegando finalmente a una calle más aglomerada y que se veía con más turistas, por lo que me acerqué y pude ver la entrada del Templo Sensoji. No recuerdo cómo, pero le pedí a alguien que me tomara una foto entre tanta multitud, una foto que marcaba el inicio de una gran experiencia.

Asakusa, entrando a la calle Nakamise

Después de la foto pasé por debajo de una entrada la cual conduce a una calle comercial llamada Nakamise, donde encuentras todo tipo de souvenirs y te vuelves loco queriendo comprar y probar de todo. Es una maravilla. Esta calle te lleva a la Kaminarimon o literalmente “la Puerta del Trueno” para después encontrar la entrada del Templo Sensoji, el cual resulta ser el templo más antiguo e importante de Tokyo. A un costado del templo se encuentra también una pagoda de 55 metros y es definitivamente un lugar que debes visitar si vas a Tokyo.

“Kaminarimon”

Aunque parezca que no hay mucho que ver en Asakusa, la visita al Templo y la vista al río Sumida en definitiva llenarán tus expectativas, además, podrás probar muchos postres en la calle Nakamise así como en calles cercanas que están llenas de comercios y pequeños restaurantes, por lo que probar el melon pan con helado de matcha debe estar entre tus pendientes( el melon pan es un pan como la concha pero con sabor melón), así como probar los dorayakis, un postre muy popular entre los nipones que puede ir relleno de frijol dulce llamado anko, o de crema de avellana, postre por el cual lleva su nombre el gato cósmico Doraemon, el cual les mencionaba al principio. Debo destacar que a diferencia de México, los japoneses no comen mientras caminan, es mal visto, por lo que si decides comprar algo de comer, debes detenerte en una esquina o en algún lugar y disfrutarlo, de hecho, varios localitos tienen como un pequeño espacio destinado a esto.

Doraemon

Si eres fan de este país tan maravilloso y de su cultura, ahora ya tienes un poco más de referencia sobre qué lugares visitar cuando la pandemia termine. ¡Sayônara!

A %d blogueros les gusta esto: