¿TRUCHAS ADICTAS A LA METANFETAMINA?

Por: Abril Cruz – 5/agosto/2021

Aunque sea difícil de creer, las drogas ilegales también pueden afectar de manera desconocida y fatal en la vida silvestre y acuática de agua dulce, esto según nuevos experimentos de laboratorio.

Foto: Franco Banfi/NPL/Minden Pictures

¿Cómo es que esto puede suceder? Los rastros de metanfetamina y de otras drogas ingresan por vías fluviales, ocasionando adicción en los peces, según revela un nuevo estudio.

Experimentos de laboratorio llevados a cabo recientemente, descubrieron que las truchas comunes o marrones, una especie de pez que se encuentra habitualmente en los ríos de Europa, han estado expuestas a la metanfetamina en concentraciones como las que se ven río abajo, en las plantas de tratamiento de aguas residuales y se presentaron signos de adicción y abstinencia. En la naturaleza los peces adictos a esta droga, podrían tener dificultades para reproducirse y para encontrar comida.

La forma en que los animales acuáticos responden a un antidepresivo será diferente a la de los humanos, pero eso no significa que no vayan a responder. En otro estudio, los científicos descubrieron que las drogas interfieren en el desarrollo correcto de los animales, al igual que se hallaron peces feminizados y ranas anormalmente hermafroditas debido a los altos residuos químicos en las aguas.

¿Pero en qué nos afecta? La vida silvestre que depende de las drogas, puede optar por pasar más tiempo cerca de las tuberías de aguas residuales o escorrentías, lo que altera toda la ecología del sistema. Los peces en constante movimiento ayudan a distribuir los nutrientes en todo el medio ambiente, tanto a través de sus propios desechos como de actividades de alimentación, por lo que al permanecer en un solo lugar puede desequilibrar todo.

Estos resultados deberían ser una motivación para todos y cada uno de nosotros cuidando así lo que desechamos y realizarlo en el lugar indicado, de esta forma los grupos conservacionistas podrían mejorar la salud de las vías fluviales, analizando y eliminando más contaminantes, incluidos los productos farmacéuticos y las drogas.

Es sorprendente que nosotros, sin saberlo, podemos causar adicción en los ecosistemas que nos rodean. ¿Tú qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: