SUSTENTABILIDAD VERACRUZANA

Por: Gerson Báez Rodríguez – 11/febrero/2021

Una preocupación latente que aqueja a la sociedad del siglo XXI es el impacto medioambiental de nuestra vida cotidiana, de cómo nuestro paso por el mundo muchas veces deteriora el medio ambiente en el que vivimos, debido a que no logramos desarrollar una convivencia amigable con nuestro entorno natural. 

Sin embargo, no todos son malos ejemplos, existen diversos ejemplos internacionales que se destacan por su exponencial desarrollo humano sin que esto implique destruir en sobremanera el medio ambiente. A este concepto lo llamamos sustentabilidad. Firmas como el protocolo de Kioto o el tratado de Montreal, exhortan a la sociedad a disminuir sus emisiones de CO2 y con ello su amistad con la naturaleza.

Buscando en nuestras esferas más cercanas, encontramos en el estado de Veracruz un gran ejemplo de una ciudad con crecientes políticas sustentables, Orizaba Veracruz; esta ciudad jarocha planea adherirse a ellos y ser prototipo de una ciudad mexicana sustentable del siglo XXI. 

¿Cómo ha conseguido posicionarse como una ciudad sustentable? He aquí algunas estrategias que esta ciudad ha implementado para alcanzar sus objetivos en materia de sustentabilidad:

· Limpieza. En 2018, Orizaba ganó el premio “escoba de plata” que brinda ATEGRUS, una asociación española. Dicho premio es reconocimiento a la amplia conciencia de los ciudadanos de no tirar bajo ninguna circunstancia basura; evidentemente esto se debe a la amplia red de limpia que posee la ciudad, además, posee numerosos basureros en el centro histórico.

· Naturaleza. Es admirable la capacidad que esta ciudad ha tenido para desarrollar espacios turísticos que convivan con la naturaleza. El más famoso de todos ellos es el “ecoparque cerro del borrego” figura idónea de un espacio de esparcimiento en convivencia con la naturaleza, ya que posee infraestructura que se adapta a su entorno y permite a los turistas valorar la riqueza verde que esta ciudad posee. Otro ejemplo es el jardín botánico BIORI inaugurado en 2019; un espacio abandonado en el pasado, hoy adaptado a un área natural donde exponen una gama de plantas, flores e incluso fauna llena de diversidad. Uno de muchos otros ejemplos que pueden encontrarse en este lugar, donde se demuestra que el hombre puede hacer espacios de sana convivencia con la naturaleza.

· Luminaria LED. Como se exponía anteriormente, Orizaba planea adaptarse a los diversos tratados internacionales que invitan a los gobiernos a reducir sus emisiones de dióxido de carbono, por ello, ha iniciado la muda de su luminaria incandescente, hacia la luminaria LED. Se planea que en este 2021 Orizaba se una a la lista de las escasas ciudades mexicanas que tienen una iluminación de este tipo, que disminuye en gran medida el consumo de energía eléctrica y la emisión de sustancias contaminantes.

· Fauna. Después de diversas legislaciones que obligaron a circos y a otros negocios a abandonar a su recurso fáunico, Orizaba amplió su capacidad para recibir animales exóticos que ya poseía desde 2010, recibiendo a estos ejemplares que quedaron abandonados, pero aún más admirable, es la recreación de sus hábitats que han permitido que incluso se reproduzcan en cautiverio. Es de reconocer que se tiene la oportunidad para que los visitantes de todo tipo conozcan a estos animales, pues están ubicados en el “paseo del río”, otro espacio naturalmente amigable que recorre el centro de la ciudad y que además es de acceso libre. Ahí se pueden encontrar cocodrilos, monos, leones, osos y toda una gama de animales dignos de los mejores zoológicos.

· Reciclaje. He aquí la joya de la corona, donde se nota un verdadero compromiso con la sustentabilidad y el reciclaje. ECORI surgió como una planta recicladora de desechos que Orizaba construyó para reducir hasta en 1 500 toneladas de basura la contaminación citadina. Cabe mencionar que además la ciudad posee planes de canjeo de reciclaje de elementos como cartón, en prenda de recibir vales que les permitan a los ciudadanos exentarse de pagos de impuestos.

Como hemos podido conocer, Orizaba es un claro ejemplo de que es posible construir sociedades sustentables, modernas y amigables con el medio ambiente sin descuidar la belleza y el estilo que hace atractivos a los pueblos mágicos de México. Un prototipo de ciudad que debe replicarse para contribuir al cuidado del inmenso recurso natural que posee el país.

Fuentes: alcalorpolitico.com, mexicodesconocido.com.mx, lasbreves.com, heraldodemexico.com.mx, elsoldeorizaba.com.mx

A %d blogueros les gusta esto: