SKATER GIRL

Por: Jess Ñeco – 7/septiembre/2021

Cómo a veces tienen más peso los secundarios que la misma protagonista

Antes de comenzar el texto, quisiera saber, ¿qué opinas sobre los misioneros?, ¿conoces el término White Savior?, ¿cuántas de las películas, que explícitamente cuentan la vida sobre personas de color, tienen como tema central a una persona blanca? ¿cuántas de éstas le quitan el protagonismo a las personas de color?, y por último, para ti, ¿qué es la representación? 

Imagen: sensaCine.com

Skater girl viene de la mano de Manjari Makijany y seguramente al igual que yo, muchos de ustedes no les suena para nada el nombre, pero resulta que Manjari estuvo involucrada como asistente de director en cintas como Dunkirk (2017), Wonder Woman (2017), Batman: The Dark Knight Rises (2012) y Mission: Impossible – Ghost Protocol (2011), así que la escritora, directora y productora tiene una idea de lo que el público busca.

Es en Skater Girl donde nos cuenta la historia de Prerna (Rachel Saanchita Gupta), una niña originaria de un pueblo rural en India, que ha dejado la escuela porque su familia no cuenta con el dinero suficiente para que ambos, su hermano menor y ella, puedan asistir al mismo tiempo, así que ella trabaja en el mercado con su padre. Dicho hombre es un orgulloso patriarca que no permitirá que su esposa o su hija lo ayuden a mantenerlos, y su madre es una mujer dedicada al 100 a la familia. Atrapada en una sociedad conservadora y estratificada, Prerna conocerá, de la mano de una mujer blanca indio-británica, la voluntad de elegir, de confrontar las reglas alzando su voz y la libertad que se siente cuando realizas algo que amas con pasión.

El mensaje es claro y lo aplaudimos; es hora de cambiar nuestra mentalidad y dejar de limitar a los jóvenes ya sea por el género o la edad y eso es algo que la película no teme mostrar, no se trata sólo de Prerna, sino que todas las niñas y niños que tuvieron la suerte de encontrarse con Jessica (Amy Maghera) y su amigo Erick (Jonathan Readwin) son ahora amantes de algo que jamás hubieran imaginado en su pueblito rural.

No conformes con brindarles conocimiento (ni siquiera sabían dónde estaba Londres) y patinetas nuevas, nuestros héroes sin capa arman todo un parque de patinaje, el cual se realizó exclusivamente para la película en 45 días y ahora se le conoce como Desert Dolphin Skatepark, el primer parque de patinaje de Rajasthan y uno de los más grandes de la India, donde cientos de niños locales patinan a diario. 

Foto: IMDb

Además de eso, Manjari (la directora) llamó a patinadores profesionales de la vida real para salir en la película y servir como maestros a los niños. Esas tomas a partir de que los niños reciben las patinetas, ya sea en el parque, realizando trucos o recorriendo las calles, son fabulosas y hasta te dan ganas de salir a romperte una pierna. 

Las actuaciones son bastante buenas, especialmente la de Ankush (Shanif Patel) como el hermano menor y el apoyo que necesita la protagonista; la música cuando estrenan el parque es memorable y el contraste que existe entre el tesoro sobre ruedas que tienen los niños a la vida cotidiana de los adultos es apreciado.

No te dejes engañar por el título, Prerna la protagonista NO es la primera persona en patinar, ni siquiera es la primera niña, ni siquiera es la primera en competir, es el de todos los niños de ese pueblo y no está mal. 

Hace tiempo vi un video sobre las películas protagonizadas por mujeres y cómo el mensaje que se quiere dar (ya sea el del empoderamiento, el feminismo o simplemente sacar más películas para obtener dinero, hola, Sr. D_sney) generalmente está enfocado en los logros de una sola persona, en lugar de generar una ola de conciencia para ayudarnos todas juntas, lo cual TAMPOCO está mal; no hay una receta para crear películas, menos donde la protagonista sea una fémina y que le guste a todo el mundo; así que fue interesante ver que a pesar del nombre, Prerna va acompañada de niños y niñas que no temen subirse a la tabla para destruir estereotipos.

Foto: Vogue

La plática que existe entre Prerna y su madre es fuerte, triste y la realidad de muchas niñas que no tienen voz ni voto, pero existen actos de solidaridad y sororidad bastante claros y hermosos dentro de la película que nos recuerda que no estamos solas frente a ciertos problemas a los que tenemos que enfrentarnos.

Pero no todo puede ser bello y aquí vienen los SPOILERS.

Yo entiendo perfectamente que este tipo de historias son necesarias, no por nada las campeonas olímpicas de skateboarding son Momiji Nishiya de 14 años y Rayssa Leal de 13 años y si ignoran todos los puntos malos que voy a resaltar, pueden disfrutar de una perfecta cinta para levantarte el ánimo e inspirarte a salir de tu zona de confort, pero hay muchas cosas que me hacen ruido y en lo personal no me dejó disfrutarla.

Hay tantos personajes que pudieran crear conflicto para que la historia sea más interesante (el padre, el maestro, las autoridades, los mismos niños de la clase alta) pero al final todo se resuelve muy fácil porque ninguna de esas figuras hace realmente nada.

Al inicio vemos al padre imbatible y dispuesto a todo para que se haga su voluntad pero al final (y se entiende porque por supuesto no podríamos terminar la película mal) se calma y acepta el hobby de su hija, ¿la obligará a casarse?, ¿la dejará ir a la escuela?, ¿le disculpará que haya destrozado el techo de su casa?, ¿ella le disculpará que le haya quemado su patineta? No lo sabemos, ni siquiera sabemos quién gana el concurso de patinaje, pero todos estamos felices.

Entiendo que se haya tenido que llamar a una persona del exterior para poder mostrarles el mundo del skateboarding al pueblo que sólo tiene una computadora, pero el personaje de Jessica no tiene ningún pasado, es decir, no terminan de contarnos de manera concreta su historia porque sólo sabemos que tiene dinero y huye de su trabajo; destaco que ni siquiera es ella quien les enseña a patinar, es el amigo que tampoco sabemos a qué se dedica y el colmo es que ni siquiera conoce el idioma (de repente todos pasan del inglés al hindi). El mensaje que nos dejan ambos es que todos los adultos en los países del tercer mundo no saben qué es lo mejor para sus hijos, por lo que realmente necesitan que otra persona blanca vaya y les enseñe qué hacer; a veces necesitas apoyo o ánimo de las personas correctas y si se trata de ingleses con dinero, mucho mejor.

La música es demasiado armoniosa y cálida, OJO, no está mal, pero para ciertas escenas hubiera quedado mejor algo más energizante.

Foto: the Cinemaholic

La película es buena, daba para más pero es entretenida, las actuaciones son destacables a pesar del obvio interés en resaltar a la gente blanca o incluso al hermano por sobre la protagonista. Vayan, véanla, disfrútenla y si al igual que yo piensan que hubiera estado MUCHO mejor que patinara en su vestido de novia, déjenos sus comentarios.  

A %d blogueros les gusta esto: