SEÑALES DE ALERTA PARA PEDIR AYUDA

CONFINAMIENTO, ANSIEDAD Y COMUNIDADPor: Psic. Diana Camacho Barrón

El uso de los medios electrónicos nos permite el acercamiento constante a una gran variedad de temas. Hablando de redes sociales, actualmente ha tomado fuerza el fenómeno de utilizar términos clínicos como si estos fueran adjetivos. BipolarDepresivo y TOC (trastorno obsesivo compulsivo) son palabras que forman parte de nuestras conversaciones diarias y nuestros referentes (chistes, “memes”) sin que se tenga conocimiento certero de que se trata de padecimientos que influyen en la calidad de vida de las personas. 

Nos encontramos ante una época histórica única: nadie estaba preparado para lo que sucedería ni nunca nos imaginamos incluso hace unos meses que estaríamos ante una situación tan específica y poco común como la que pasamos ahora entre cubrebocas y baños de gel antibacterial. 

Una de las grandes pasiones en mi camino como psicóloga es el de las neurociencias: gracias a investigaciones en este campo podemos entender por ejemplo que muchas de las manifestaciones tanto físicas como psicológicas que podemos presentar en este momento son debido a que el sistema de alerta en nuestro cerebro está constantemente en encendido: existe un peligro fuera constantemente amenazando nuestra salud y nuestro bienestar, lo que tiene a nuestros transmisores trabajando sin parar aunque el peligro no es tangible ni es constante. No obstante es desconocido. 

El objetivo de este escrito es que reflexionemos acerca de aquellas señales o situaciones que pueden presentarse en el devenir cotidiano y que sí son focos rojos y señalamientos de alguna problemática en cuestión de SALUD. Cabe escribir la palabra SALUD así, con letras mayúsculas, porque hablar de estabilidad emocional es referirnos a un estado óptimo de salud mental y esto a veces no se percibe así. En pleno año 2020, en plena pandemia y de manera muy desafortunada sigue existiendo en nuestra cultura una resistencia importante a “hacerle caso” a estos semáforos de malestar y de alarma, lo cual contrasta con la tendencia a psicologizar los comportamientos y a ponerles un nombre y un apellido. 

Atender un síntoma con un especialista que se ha formado y preparado para ello durante mucho tiempo es muy distinto que sólo etiquetar un rasgo de personalidad. Lo primero cura y libera, lo segundo condena. Según la Organización Mundial de la Salud, en México cada año mueren en promedio más de 4 500 personas por causas de trastornos mentales. Esta cifra plasma un problema serio, ante el cual, tenemos la posibilidad de actuar a tiempo, ya sea que nos esté ocurriendo o porque lo estamos viviendo con alguien cercano. 

En el caso de la población a la que está dirigida esta publicación aumentamos un estresor de gran importancia, que es el hecho de que aún se tienen que defender derechos fundamentales y que aún los miembros de la comunidad LGBTIQ+tengan que lidiar con los múltiples prejuicios que genera la desinformación y los discursos de odio. 

¿Qué significan ´los clósets´ o las ´salidas de clóset´ cuando ni siquiera podemos salir a la calle? Se suponen ciertamente retos, complicaciones y por supuesto mayor riesgo de sufrir síntomas y trastornos relacionados con la salud mental y emocional. 

La información veraz y confiable es una gran herramienta para poder identificar estos síntomas de alarma ya sea en nosotros mismos o en las personas que están cerca de nosotros y es por eso que enlistaremos 5 signos de alerta observables que podrían indicar un problema de salud emocional: 

1. Cambios significativos en los hábitos diarios. 

Es muy importante que observemos si la persona en cuestión ha modificado sus hábitos principalmente de alimentación, sueño y actividad física. Es común que cuando una persona presenta una afección psicológica coma o duerma más, pierda el apetito o por el contrario tenga atracones. De igual manera es muy común que una persona que hacía ejercicio de manera regular de pronto no tenga energía o motivación suficiente para llevar a cabo sus rutinas. Es esta una de las primeras modificaciones comportamentales que ocurren cuando existe un problema y afortunadamente es fácil de notar para los familiares o personas que se encuentran alrededor. 

2. Aislamiento. 

En la actualidad existen diferentes campañas alrededor del mundo que tienen como propósito sensibilizar a las personas acerca de la salud emocional. Recientemente vi un cortometraje en el que el personaje principal (que atraviesa por un episodio depresivo) comienza a faltar al trabajo de manera repetitiva y es gracias a este hecho que uno de sus compañeros detecta que tiene un problema. Los seres humanos somos seres gregarios y es nuestra naturaleza reunirnos y asociarnos. Cuando una persona busca de manera constante estar solo y evita a toda costa la compañía es recomendable acercarnos a preguntar si podemos ayudar en algo. 

3. Cuidado personal. 

Este aspecto también es de gran importancia y también fácilmente observable: las personas que presentan sintomatología de algún trastorno o problema psicológico descuidan su arreglo, se observan desaliñadas o suben de peso. Que usen ropa que no combina o que no les queda es también común. 

4. Abusos. 

Compras compulsivas, abuso en la ingesta de alcohol, uso de psicotrópicos, personas que fuman hasta una cajetilla de cigarros diaria. Todas estas conductas son indicadores importantes de posible ansiedad, depresión o algún otro problema. 

5. Inconstancia. 

Todas las personas poseemos fortaleza interna y el caso de quienes están atravesando una crisis no es la excepción. Las personas que describimos muchas de las veces llevan a cabo intentos genuinos y valientes por mejorar su situación: se inscriben al gimnasio o cambian de trabajo. Sin embargo no encuentran la fuerza necesaria para darle continuidad a proyectos y tareas y esta es la razón por la que terminan desertando y sufriendo más con lo que consideran un fracaso. 

Nuestro ser es un sistema perfecto con la capacidad de expresar y pedir lo que necesita, pero es de gran importancia que desarrollemos la habilidad de escuchar su lenguaje, es a esto a lo que tenemos que aprender. A eso y a utilizar la información objetiva, clara y sustentada para tomar mejores decisiones con respecto a nuestro bienestar y calidad de vida.

psic.dianacamacho@gmail.com

5611363722

A %d blogueros les gusta esto: