NADIE SABE LO QUE TIENE… HASTA QUE SE MUDA

Por: Yuri Tapia Ando – 24/abril/2021

A lo largo de la última década, mi vida se ha vuelto un ir y venir, cambios de departamento en una misma ciudad hasta cambios de residencia a nuevos horizontes, donde finalmente hace casi un año llegué a la soñada gran ciudad, dejando atrás una casa completa para mi sola y lo más importante, a mis amigos, llegando ahora a un lugar que sería solo una habitación para mi, ¡vaya que se vuelve un gran cambio!

Como sabemos, las mudanzas son caras, por lo que cambiarme de ciudad implicaba vender o regalar todos los muebles grandes que tenía en casa, desde la cama, sillón, lavadora, refri, etc., y reducir mis pertenencias a lo que viene siendo meramente personal, lo que supone que en caso de una futura mudanza, no haya tantas cosas que empacar… se supone.

Aunque no estaba en mis planes, buscar un nuevo departamento se volvió indispensable en el último mes, encontrando afortunadamente uno con una muy buena ubicación y una habitación bastante cómoda y amplia, donde debería caber perfectamente todo lo que empacaría… ¡y vaya que fue bastante!, por lo que me surgió la pregunta de ¿por qué tengo tantas cosas?, y lo más importante, ¿las necesito todas?

En la mudanza me ayudaron dos amigas mías, y mientras acomodábamos las cosas en el único espacio que sería mío, surgía la pregunta de dónde vamos a acomodar todo, mientras sacaba unas cajas vacías de galletas japonesas (pockys), si, ¡vacías! Las vi por un momento y titubeando les dije que las tiraran, “¿segura”?, preguntó Mara, “si, si, ya tíralas” contesté mientras cerraba los ojos y agitaba la mano para no arrepentirme.

Llevaba guardando esas cajas desde 2017 porque son ediciones que no venden aquí en México, sin embargo, si te pones a pensar, es basura, y solo está ocupando espacio, espacio que puede ser utilizado para algo más o simplemente para no ser ocupado por nada y tener una vista más “limpia” de las cosas y que no se vea amontonado.

Así como yo, estoy segura que muchas personas suelen acumular cosas que ya no sirven o no necesitan, por lo que las invito a ir desechando poco a poco todo eso para tener más espacio y no guardar cosas que a veces ni recordamos que las tenemos, las cuales pueden ir directo a la basura, o incluso, pueden servir a alguien más, ¿qué te parece?, ¿empezamos juntos?

A %d blogueros les gusta esto: