LOS ÚLTIMOS ZARES

Por: Jess Ñeco – 15/febrero/2022

Imagen: Mavitrapos

Cada lugar tiene su misterio y personajes que destacan por una vida interesante, caótica o incluso hasta violenta.

Todos estamos familiarizados con aquellas historias reales con finales trágicos. Y nos encanta saber más sobre ella. No por nada existen series o películas que se encargan de ahondar en los secretos más profundos de aquellas figuras históricas que nos encantan.

Y entre todos ellos se encuentran los últimos zares de Rusia.

La dinastía Romanov es un tema de cultura general, una historia envuelta en misterio, guerra y sangre que a la mayoría de nosotros siempre nos ha parecido atractivo; la caída de un linaje, revolución y una coronación empapada en sangre.

Imagen: Mundiario

La primera vez que tuve un acercamiento a este suceso fue gracias a la película de Anastasia (1997), una de las joyas de Fox Animation Studios que a pesar de darnos un final feliz y tan diferente a la historia real, nos dejó con canciones memorables, animación admirable para la época y el interés por la historia Rusa.

Soy fan de la historia, de los documentales y principalmente de aquellos que logran combinarse en una serie documental; seguramente muchos han escuchado hablar de la mini serie Chernobyl (2019), una joya que envuelve de manera cautivante el terrible accidente en la planta nuclear, las personas que lucharon para que se supiera la verdad, las víctimas que no sabían lo que ocurría y los militares que se vieron afectados años después. Una serie basada en el libro Voces de Chernóbil (1997) de la fantástica autora Svetlana Aleksiévich, de la cual obtuve su libro La guerra no tiene rostro de mujer (1985)un ejemplar con entrevistas que no he podido terminar de leer de lo impactante que está.

Volvamos a los zares.

Puede que haya sido parte de la ola de producciones que Netflix quiso ganar, puede que haya sido por el morbo que el tema genera o porque simplemente querían competir contra la serie de la planta nuclear, pero es en el mismo año que salen al aire los seis capítulos que abarcan esta serie documental.

Tenemos por un lado a los historiadores, gente estudiada sobre el tema que le da veracidad a la producción y por el otro, las actuaciones de los personajes que nos muestran literalmente todos los sucesos.

Desde la coronación del Zar acompañada de una estampida que mató a 2000 asistentes, la aparición del famoso Rasputín, hasta la muerte de los últimos monarcas de la madre Rusia.

La cereza conocida y enigmática del pastel gira entorno a Anastasia, la menor de las hermanas y su trágica muerte; porque no hubo ninguna desaparición, y eso es algo que nos recalca la serie, teniendo como eje central el descubrimiento de una de las estafadoras que se hacían pasar por la gran duquesa y que a diferencia de la cinta animada, nos señalan el hecho de que nadie salió vivo de aquella casa.

Imagen: FilmAffinity

La recomiendo muchísimo para aquellos que quieren aprender sobre historia, aquellos que disfrutan de actuaciones promedio y tienen interés en personajes icónicos como Anastasia, Rasputín y aquel Zar llamado Nicolás que nunca supo realmente en lo que se metía.

A %d blogueros les gusta esto: