LA MÚSICA Y LOS BEBÉS

Por: Abril Cruz – 12/abril/2021

Foto: Hola!

Todos los seres humanos nacemos con un potencial para aprender, pero solamente pueden desarrollar al máximo sus habilidades aquellas personas que ejercitan de manera adecuada sus capacidades. Durante la infancia, aprendemos de forma fácil y rápida, ya que nuestro cerebro a esa edad es como una esponja y es mucho más activo que el de un adulto.

La música no es una sólo una simple combinación de sonidos, hay que sumergirnos en el prodigioso y mágico mundo del arte que es, de esa manera se desarrolla ese espectro emocional, capaz de transmitir sentimientos y variar el estado de ánimo, llega a ser fuente de energía y a la vez de equilibrio intelectual y moral para el ser humano.

¿Sabías qué? Durante las primeras semanas de gestación, un bebé es capaz de percibir las vibraciones sonoras, a partir del quinto mes de embarazo, ya puede escuchar los sonidos del ambiente, la música rítmica lo calma, siente, escucha y aprende. Por ello la estimulación prenatal es fundamental para su progresivo desarrollo.

Los bebés recién nacidos no necesitan de un tipo de música específicamente compuesta para ellos, no se les debe limitar a escuchar sólo canciones de cuna, porque ellos tienen capacidad para deleitarse y recordar lo que es la música clásica. Escuchar diversos géneros musicales les ayudará a aprenderla, reconocerla y sobre todo disfrutarla.

Existen numerosos estudios sobre la influencia de la música en los niños, entonar canciones a los bebés, incluso antes de haber nacido, escuchar música con ellos, desarrolla un fuerte vínculo afectivo y por si fuera poco estimula su inteligencia emocional, increíble ¿no? Hablando en un nivel de la psicología, también despierta, estimula y desarrolla emociones y sentimientos que pueden modificar el estado de ánimo del oyente y promueve a la reflexión, además de fomentar el autocontrol.

Foto: Hola!

Intelectualmente, la música favorece la capacidad de atención y concentración, incrementando su rendimiento en las actividades que realice; estimula la memoria, el análisis, la síntesis y el razonamiento, lo que nos lleva al aprendizaje; consigue una mayor precisión para percibir y abstraer estímulos visuales y auditivos, desarrolla el sentido del orden y facilita la creatividad, al igual que logra una preparación pre-verbal, con lo que los niños comenzarán a hablar antes y acelerarán el aprendizaje de idiomas, su aptitud musical y su coordinación motriz se desarrollan a tal grado que disfrutan de lo que hacen.

Así que, ya sabemos algo más, si tienes algún pequeño que forme parte de tu entorno, no olvides que la música es de las mejores herramientas para su desarrollo, no olvides variar el género musical y sólo queda disfrutar.

A %d blogueros les gusta esto: