LA MAGIA DE DAR GRACIAS

Por: Yuri Tapia Ando – 17/febrero/2022

Ha pasado mes y medio desde que comenzó un nuevo año, y puedo asegurar que después del primero de enero, muchos se han olvidado de agradecer, porque así pasa, una vez que terminan las fechas decembrinas, esas en donde todos están melancólicos y sienten la necesidad de agradecer, se olvidan de todo y comienzan a quejarse de no haber cumplido sus propósitos, de que la cuesta de enero no termina, de que el amor no existe (gracias San Valentín), de que hace mucho frío, y que ahora hace mucho calor, etc., y así nos la llevamos todo el año hasta que de nueva cuenta otra vez es diciembre.

Y nos olvidamos de agradecer.

Agradece siempre

De un tiempo para acá, he aprendido a ver la gratitud como una forma de vida, como un movimiento de energías positivas y hacer que lo bueno, se vuelva bueno… Me explico: una vez leí que cuando nos den las gracias por algo, no contestemos «de nada», porque entonces esa acción que era buena, se convierte en eso, en nada; por lo tanto, cuando nos den las gracias por algo, lo mejor es contestar de manera positiva, para que esa acción sea más fuerte, por lo cual podemos responder con frases como «gracias a ti», «es un placer», «con gusto», «encantada», etc., haciendo que de esta manera la energía positiva se multiplique.

Por otro lado, no solo se trata de esperar que nos agradezcan por nuestras acciones, sino que también se trata de agradecer por las acciones que recibimos de otras personas, así como de todo lo que nos da el universo, la vida, Dios, la naturaleza.

Es importante agradecer por todo lo que tenemos, por nuestra salud, por la comida, por tener un techo donde cobijarnos, por tener familia, amigos, pareja; por tener un trabajo y hasta diversión. Agradece y te sentirás mejor contigo mismo, y verás como tu vida comienza a cambiar, porque a veces nos enfocamos tanto en pedir y pedir que nos olvidamos de agradecer por todo lo que tenemos y hasta donde hemos llegado.

Así que agradece, por lo bueno y también por lo malo, porque, aunque no nos guste, de lo malo también se aprende, y todo lo que hemos vivido, nos ha traído hasta donde estamos. Así que agradece y cambia esas energías negativas por las positivas.

Nunca es tarde para empezar, y qué mejor hacerlo ahora que estamos a principios de año, así que agradece y disfruta de la vida.

A %d blogueros les gusta esto: