HARLEY QUINN

Por: Jess Ñeco – 23/noviembre/2021

Violencia, payasadas, humor negro y diversión para adultos

Imagen: IGN España

En el 2019 salió a la luz una serie protagonizada por uno de los personajes de DC más controversiales, en el sentido de que hubo un tiempo en el que recibió muchísimo odio injustificado, que si las chicas se vestían como ella, que nada más era la ayudante del villano, que era sexualizada … ¿quién sabe realmente? Es por eso que me alegra ver que nuestra querida Harley Quinn se está cimentando un camino lejos de la sombra de su ex pareja y villano principal de Batman.

La primera vez que vimos a Harley fue en la serie Batman The animated series de 1992, una serie basada libremente en el ambiente gótico creado por el director Tim Burton en su cinta de 1989, donde el caballero de la noche se enfrentaba al icónico Joker de Jack Nicholson. Así es, Harley, a diferencia de los demás personajes, nació a partir de la serie y no del cómic pero ¿por qué eso es relevante? porque las posibilidades en su desarrollo de personaje son infinitas y si bien su historia comenzó como la amante y ayudante del Joker, los éxitos, la fama y crecimiento que ha logrado son mérito propio y eso es algo que muchos haters no quieren ver.

Harley Quinn es una villana que dejó de pelear con Canario Negro porque su enemiga estaba embarazada, se sentó y platicó con ella para después visitarla con regalos para el bebé.

Es una mujer que con todo y un doctorado pudo irrumpir en Arkham con objetos básicos y sacar al Joker.

Es una mujer que sabe que ha sido víctima de abuso y trabaja para superarlo.

Es una mujer que mandó a comer chayote a Dr. Fate porque “algunos de nosotros fuimos a la escuela y nos ganamos ese título”.

¿A qué viene todo esto?

Hace unas semanas tuve el placer de terminar la serie donde la doctora Harleen Frances Quinzel es la protagonista y quedé tan satisfecha que debía (DEBÍA) hablar de ella.

Imagen: Digital Trends Español

No se dejen engañar por la animación, esta serie NO es para niños, ni siquiera para adolescentes; acompañada de humor negro, groserías, sangre y guiños a actos sexuales, la serie comienza con un BOOM y personas ricas siendo atacadas con ácido. ¿Qué más se puede pedir?

El personaje de Harley Quinn tiene (para mi sorpresa) un corto realizado en Suiza, con pésimas actuaciones pero buenos stunts, dos series de televisión llamadas Harley Quinn & The Joker VS The Real World (2016) y The Misadventures of Harley Quinn (2017) y una serie web de nueve capítulos con actuaciones decentes, peleas en cada episodio donde además salen Oráculo, Selina Kyle (!!!), el Espantapájaros y por supuesto, Poison Ivy.

Además de los cientos de cómics, todo este material nos da a entender que el personaje se ha ganado un lugar dentro del mundo, no sólo de DC sino también de los cómics en general y es por eso que, después de explotar su imagen en películas live action, era hora de una merecida serie y los fans (los verdaderos) están encantados con el rumbo que ha tomado nuestra psicóloga favorita, porque, hablemos con honestidad, lo merece.

Los que han disfrutado del universo cinematográfico animado de DC, estarán de acuerdo conmigo en que son más que decentes, son interesantes, entretenidas y todo lo que deberían ser las películas con personas reales, así que cuando me enteré de la serie de Harley y de que mi roomie había contratado HBO MAX, no me pude detener.

Imagen: HBO

La serie no pierde el tiempo en tomarse en serio o hablar de temas filosóficos porque ese no es su objetivo; nos ofrece un trabajo excelso en cuanto a las voces en su idioma original (el único al que amo es a Esteban García por su voz de Luthor en latino y Rubén León es el único Joker para mí) y temas o elementos de todo lo que conlleva ser un supervillano, desde la búsqueda de secuaces, cómo crearte un nombre y ser digno de que un superhéroe te note lo suficiente para que te arreste. 

Yo crecí con la serie de los 90’s, con ese tono lúgubre, serio y hasta tenebroso, amo el capítulo del minotauro, aquel en el que Poison Ivy y Harley se unen y sale Caracortada dejaron una huella en mi infancia y en mi amor a las caricaturas; así que ver a Clayface como el comic relief fue algo que por unos instantes pensé que me costaría digerir, pero lo logré a los  diez segundos de su aparición y todo gracias a la construcción de personaje; todos y cada uno tienen una razón de estar ahí, además que la serie no pierde el tiempo en hablarnos sobre el origen de la protagonista, pero muy a su estilo absurdo y a pesar de no tomarse en serio, tiene todo el sentido que una serie animada para adultos puede tener.

Por cierto, un saludo a Margot Robbie que seguro nos lee cada semana, sigue con tu excelente trabajo.

Imagen: Areajugones

Lo que más llamó mi atención fue la versión demacrada de James Gordon, el legendario comisionado es aquí un ebrio que vive estresado y deseando la atención de Batman; porque ser niño es admirar a Batman, ser adolescente es encontrarle sentido a las acciones del Guasón, pero ser adulto es darte cuenta que le pagan muy poco al pobre de Gordon y que lleva una vida de mierda, considerando todo lo que tiene que enfrentar día con día, y aquí no temen en mostrarlo.

Sí, hay situaciones sacadas de la manga pero todo es utilizado como chiste, así que dentro de su mundo lleno de personajes bizarros, no hay cabida para ser inflexibles (coherentes, sí) en una serie donde a Bane le ponen esa voz tan extraña y cómica al mismo tiempo.

No quisiera entrar en detalles ni spoilers sobre la manera en la que se desarrolla la relación de Harley e Ivy porque es hermosa y se merecen la una a la otra, denle una oportunidad a «Penny» de The Big Bang Theory quien es la voz de Harley y disfrútenla antes de que salga la tercera temporada. 

Imagen: eCartelera

Hay un episodio en el que se burlan de sus hatersy rompen la 4ta pared en el que me tuve que detener un momento para poder apreciarlo y reír sin asustar a mi gato.

Aunado a todo eso y si aún no los convenzo, ¿ya les conté que en ese universo existen Beyoncé y Lady Gaga?

A %d blogueros les gusta esto: