HAPPIEST SEASON

Por: Jess Ñeco – 2/diciembre/2021

Película de “comedia” navideña para centennials creada por un Boomer.

Imagen: Lesbicanarias

¿Recuerdan esas películas con temática navideña de humor simple y trama clásica, donde todo se resuelve pidiendo perdón, confiando en el amor familiar, sonriendo para la cámara  y con la magia del espíritu navideño?

Pues esta cinta es todo eso pero con una pareja de chicas; Kristen Stewart Mackenzie Davis protagonizan Happiest Season, dirigida por la reconocida  actriz de los años 90’s Clea DuVall, aquella que salió en filmes como La Facultad (1998), 21 gramos (2003), Zodiaco (2007)y por supuesto But I’m a Cheerleader (1999) una exagerada comedia satírica sobre la terapia de reorientación sexual donde también hace su aparición RuPaul.

Por eso me sorprendió lo mal llevada que resultó ser esta película, pero vamos por el principio y cuidado porque hay spoilers.

Imagen: eCartelera

Sí es entretenida, sí tiene actuaciones interesantes,el inicio es bello y entretenido, PERO y quizá a mí se me escapó pero, ¿en qué momento dicen cuánto tiempo lleva la pareja principal? porque según mis cálculos apenas llevaban un año y sé que es un chiste de lesbianas, pero también es un cliché eso de que apenas se conocen y ya quieren hijos, mascotas y matrimonio, pero bueno, apenas vamos comenzando, vamos a relajarnos.

La problemática gira entorno a que Harper, personaje presentado por Mackenzie, una excelente actriz que hemos visto en Black Mirror (2011) Tully (2018), no le ha dicho a sus padres de su relación de más de un año con Abby (personaje de Stewart), una de sus hermanas le tiene un rencor inmensurable gracias al marcado favoritismo del padre y además de eso, toda la familia ignora a la hermana menor porque la cinta necesitaba un personaje cómico/trágico.

Además de eso se presenta el amigo gay interpretado por Dan Levy, un amigo noble y de gran corazón pero al mismo tiempo torpe y algo inútil porque prestar atención y cuidar de unos peces es muy difícil, ¿qué tan necesario era alargar esa broma?

Imagen: FilmAffinity

Y hablando de alargar, la película es bastante larga para problemáticas y acciones que bien se pueden arreglar fácilmente, pero bueno, es una comedia blanca (MUY BLANCA) aunque, si nos ponemos a analizar la situación de la hermana menor, interpretada por Mary Holland, ¡diablos señorita!, su historia es realmente triste y su personaje daba para que la cinta se volviera una del género del terror, pero no, es un alma amable, creativa y artística, elementos que dan pie a que no sea tomada en serio pero que merezca un final feliz.

Bandera roja por romantizar el abandono familiar, el perdonar a la familia por sobre todas las cosas y reírnos de los traumas de la infancia.

Me encanta Mackenzie Davis, se me hace una actriz interesante y que no teme arriesgarse con papeles que sean tan diferentes unos de otros, así que es claro para mi el desperdicio de actriz que fue en esta película; nada de lo que hace es correcto, sus acciones infantiles requieren terapia (todos la necesitamos, vayan a terapia) y lo más sano para ambas hubiera sido romper y volverse a encontrar tiempo después.

¿Qué fue lo que pasó? Nos dieron un final feliz forzado donde nada tiene sentido y desaprovecharon muchas oportunidades para que el filme fuera entretenido.

Lo sé, es comedia blanca y no debería tomarlo tan en serio, pero lo hago porque esta historia sólo repite los patrones de las comedias navideñas blancas heterosexuales y cuentan la misma historia feliz pero con personajes inclusivos. La pesadilla de todos los que queremos historias nuevas con buenos y variados personajes. Se entiende que quieren compartirnos un final feliz porque si bien ya es cansado ver que en los medios, que las víctimas de acoso, violencia o asesinato sean personajes de la comunidad, al menos ten la dignidad (¡Hollywood!) de darnos historias coherentes y decentes.

La fantástica Aubrey Plaza (Parks and Rec, 2009-2015) aparece como la ex de Harper, una personaje que claramente ha llevado terapia y tiene toda la personalidad de la actriz, o sea, taciturna pero fascinante al mismo tiempo; Riley (su personaje) fue la primera novia de Harper y claro, la gente lo descubrió y la protagonista decide negar y dejarla en mal, además de arruinarle la vida en la secundaria. La trama nos quiere hacer pensar que será aquel personaje que creará conflicto pero en realidad es el que calma las aguas y acompaña a Abby; el papel de molestia, sin ningún objetivo definido lo tiene el ex heterosexual de Harper, Connor (ya con ese nombre no necesitamos más) interpretado por Jake Dorman (Watchmen, 2019).

Imagen: Variety

No perderé mi tiempo o el suyo hablando de los peores personajes infantiles que he visto en mi vida o aquella escena innecesaria y hasta incómoda con los policías del supermercado porque al igual que ellos, no vamos a llegar a ningún lado.

Su mayor error fue no saber a qué género pertenece y querer abarcar un poco de todo, no se ahonda en nada y los personajes se quedan planos y simples donde sus acciones no tienen verdaderas consecuencias; así que si gustas de películas con parejas tóxicas, para hacerte enojar, para escuchar mientras lavas el baño e ignorar y dejarla de fondo, ve a HBO MAX y ponle play.

Recuerden gente, nada es excusa para aguantar gente tóxica, ya sea la familia o la pareja.

A %d blogueros les gusta esto: