GUNPOWDER MILKSHAKE

Por: Jess Ñeco – 8/diciembre/2021

Cuando un hombre que no entiende de feminismo quiere a fuerza hablar de ello. 

Imagen: Netflix

Acabo de terminar de ver la cinta y lo único que quiero hacer es escupirle en la cara al director Navot Papushado, darle la mano a Michael Seresin por su fotografía y preguntarle a su cast ¿qué rayos estaban pensando? Comienzo a creer en aquella leyenda que dice que algunos actores y actrices famosos aceptan trabajos malos por diversión, ¿ustedes qué creen?

Esta cinta es como si John Wick (2014Chad Stahelski), Drive (2011Nicolas Winding Refn) y Atomic Blonde (2017, David Leitch) tuvieran un hijo con malformaciones nivel Chernobil, que toda la familia acepta pero en realidad nadie quiere.

Lo único bueno que tiene la cinta son sus hadas madrinas (con todo y los colores) Carla Gugino (Spy Kids,Watchmen, Gerald’s Game ), Michelle Yeoh (El Tigre y el Dragón, Memoirs of a Geisha, Crazy Rich Asians), Angela Bassett (Chi-raq, Black Panther, Malcom X) y por supuesto Lena Headey, la poderosísima Cersei de Game of Thrones (20112019); así que, ¿cómo es posible que con este nivel de cast la historia sea tan absurda? Tienes a Paul Giamatti (Man on the Moon, Cinderella Man, The Illusionisty es el que menos tiempo en pantalla tiene, ¿quién te aprobó este guión?

Imagen: estotambienes

¿Va a haber spoilers? Estoy enfadada, claro que los habrá.

La historia ya la conocemos, la madre es una asesina experta que es perseguida por vengar la muerte de su esposo, deja atrás a su hija de 12-13 años con la única persona en el mundo que la podría cuidar, así es, el hombre que la entrenó para ser una asesina en primer lugar.

Para esto la niña ya había tenido entrenamiento previo con su madre, así que era obvio que el único camino que tenía por elegir, era el legado familiar de los asesinos.

Es por eso que cuando su madre le reclama por haber terminado como ella, no tiene ningún sentido porque ¿dónde quería que fuera?

Ok, vamos a darle crédito porque en un momento peleó con sus brazos sedados y eso fue completamente divertido, pero el que se haya enfrentado a los tres peores matones que tiene una organización criminal, le resta puntos. «Cien puntos menos a Gryffindor» por su terrible pelea en el boliche aunque se viera bonita por las luces neón. Ya entendimos, les gustan las luces neón.

Gunpowder Milkshake. Karen Gillan as Sam in Gunpowder Milkshake. Cr. REINER BAJO/STUDIOCANAL © 2021

Aquella escena en el estacionamiento es tan incoherente que parece que esta vez se enfrentó al grupo de matones ciegos, porque ¿cómo es posible que pierdan al único auto color naranja que existe en el parking más iluminado que he visto en mi vida? El decapitado le suma muchos puntos porque era algo que en verdad no esperaba, pero el que ellas estuvieran huyendo cuando tienen un tanque por auto, le resta emoción. Ni un cristal se astilla en casi 10 minutos de balazos.

La única escena de acción que vale la pena es la de la librería, el único lugar que se ve que le invirtieron la suficiente lana como para verse atractiva y que la sangre falsa no nos importe; hablando de la librería, aquello de guardar cosas en los libros está interesante y es un viejo truco que nunca falla. 10 puntos por eso.

Pero lo peor está a punto de llegar. Oh sí.

La pequeña Rue (no recuerdo su nombre pero me recuerda a ella) es secuestrada porque el director no aprovechó lo fabulosa que pudo haber sido una pelea entre una hacha vikinga y una pistola y muere una de las hadas madrinas; el malo muy malo acepta verse en La Cafetería (igual al hotel Continental en John Wick) a cambio de que le den a la prota que mató a su hijo en nombre de La Firma (la agencia para la que trabajaba y por supuesto está comandada por puros hombres blancos). Por alguna razón que jamás se explica, La Cafetería es un espacio libre de armas…pero a todos los personajes les importa poco esa regla y se vuelve un baño de sangre falsa.

Imagen: Newsday

En todo este tiempo quiero resaltar a la pésima protagonista que literalmente sólo nos muestra una sola cara en toda la película; muchos reconocerán a Karen Gillian como Nébula en el universo cinematográfico de Marvel o como Ruby Roundhouse en las nuevas películas de Jumanji (2017-2019) la chica no es mala actriz, fue mal dirigida y obtuvimos una combinación deslucida de los personajes de las actrices Dominique Provost-Chalkley y Katherine Barrell de la serie Wynnona Earp (2016-2021) de la cual el director debió de haber tomado referencias para así no tomarse tan en serio y el filme hubiera podido ser más llevadero…pero no lo hizo, trata de parecer seria con el gran error que tienen los directores y directoras (te veo a ti nueva versión de Charlie’s Angels, 2019) colocando personajes masculinos tan estúpidos e inservibles que no existe el subtexto, no existe la delicadeza para entregar un mensaje y prefieren golpearnos en la cara para dejar en claro lo incompetentes que son. Un golpe tan evidente y barato al grado de que ninguna actriz tiene un papel antagónico.

Entonces, se enfrentan la protagonista y el malo muy malo (Ralph Ineson, The Witch, Ready Player One, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte 1 y 2con el peor nombre que un malo puede tener (se llama Jim, por Dios) y es aquí que el director/escritor tiene el atrevimiento de colocar la peor excusa que tiene un villano; para empezar comienza a hablar del feminismo sólo porque tiene 4 hijas (literal, eso fue lo que dijo) y que es culpa de la protagonista que él no sepa llevarse bien con ellas porque como le mató a su único hijo, se siente sólo y olvidado en el mundo rosa que tienen sus hijas. Y ya.

Imagen: Las Furias Magazine

Hay una matanza con ellas vestidas de meseras por alguna extraña razón y las mujeres adoptan a la pequeña Rue porque si lo hizo Batman, ¿por qué no habrían de adoptarla como su aprendiz? Porque sí, se dice que están preparando una secuela.

Vale la pena por sus escenas de pelea pero no al nivel de las cintas antes mencionadas. Si quieren arriesgarse, la cinta se encuentra en Amazon Prime.

A %d blogueros les gusta esto: