FÍSICA MEXICANA ENCUENTRA PUNTO DÉBIL DEL CORONAVIRUS

Por: Yuri Tapia Ando – 24/agosto/2020

Un equipo de científicos de la Universidad Northwestern, liderados por la física mexicana Mónica Olvera, empezó una investigación sobre cómo bloquear el virus cuando aún se encuentra afuera del organismo y dio con su punto débil.

Imagen: tiempo.com

Este punto débil se encuentra entre las conexiones de las espigas (coronas por el cual recibe el nombre), las cuales son proteínas S, las cuales encajan en los receptores de las células humanas (ACE2), atrayéndose entre si logrando poder entrar al cuerpo.

Se comparó el Coronavirus que provocó la epidemia SARS-COV en 2003 y el SARS-COV-2 de 2019, concluyendo que esa energía de atracción era más débil en el coronavirus que causó la epidemia en 2003 que en el nuevo coronavirus.

La física Mónica Olvera pronunció “está mucho más adherido al receptor humano y eso es el problema, una vez que está ahí ya puede entrar si se queda mucho tiempo. Entonces si es más contagioso”, centrando su experimento en descubrir qué sucedía si se lograba disminuir o bloquear dicha atracción. Para lograr esto, los científicos clonaron el coronavirus, logrando reducir en un 30% su capacidad de conexión en las células humanas en uno de los tres grupos que tiene la proteína espiga, logrando hacer más difícil que el virus entre al organismo y se reproduzca.

Además, los científicos, descubrieron que esta energía de atracción, estaba presente también a 10 nanómetros de distancia de la base de las proteínas S (una distancia bastante grande tratándose de virus), siendo la primera vez que se hace un hallazgo así en este tipo de coronavirus, siendo probablemente la explicación del por qué este virus resulta tan contagioso.

Gracias a esta investigación los científicos pueden entender mejor el mecanismo por el cual el nuevo coronavirus entra al cuerpo y lo infecta, por lo que es primordial encontrar cómo hacerle más difícil el acceso al cuerpo, por lo que la física Olvera se encuentra trabajando en el desarrollo de un polímero (compuesto químico) capaz de lograr ese bloqueo. Si esto se logra, en aproximadamente tres meses, las demás ciencias podrán trabajar en conjunto para poder evitar que el virus siga introduciéndose en nuestro organismo.

Dicho estudio fue publicado en la Revista de la Sociedad Americana de Química.

Fuente: BBC News Mundo

A %d blogueros les gusta esto: