EL PLATILLO MEXICANO MÁS POPULAR DEL MUNDO (?)

Por: Chef Octavio Bernal Mendoza – 21/febrero/2021

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando piensas en cuál es el platillo más popular de México en todo el mundo? Pues hoy vamos a desmentir eso que pensaste, sí, yo también hace muchos años hubiera pensado que son los tacos, pero NO. 

Los dos platillos mexicanos más populares (a manera de empate) en el globo terráqueo son el Guacamole y La ensalada César, esto debido a la facilidad de acceso a sus ingredientes; pero del que quiero hablar el día de hoy es de la Ensalada César. 

Primero hablaremos sobre su origen. Esta deliciosa ensalada nace, como tal, en Tijuana, donde se considera un verdadero patrimonio culinario, pero la idea original de la ensalada la tuvo una madre italiana durante la primera guerra mundial. Debido a la hambruna que pasaban los italianos, la madre de Livio Santini, preparó para sus hijos una ensalada con los ingredientes que tenía a la mano, dando así las primeras bases para la Ensalada César. 

En el año de 1923 el padre de Livio Santini viaja a México con un grupo de italianos que compraron una hacienda en Jalisco. Poco después, con la intención de llegar a San Francisco, llega a Tijuana, donde conoce a Cesar Cardini, quien era propietario del restaurante Caesar. Cardini al ver llegar a los italianos a Tijuana los invitó a comer y entonces Santini se queda a trabajar como ayudante de cocina del Restaurante, para poco tiempo después volverse el jefe de cocina. 

La ensalada como la conocemos hoy en día se inventó un viernes 4 de julio de 1927, cuando llegan al restaurante (Caesar´s) un grupo de personas provenientes de la base aérea de San Diego y le piden al chef, quien entonces ya era Santini, algo de comer; Santini, no tenía más que mostaza, huevo y pimienta, entonces recuerda la ensalada que su esposa hacía, poniéndole el toque mexicano con el limón. Al día siguiente llegaron las mismas personas a pedir la ensalada una vez más y así a diario comenzaron a pedirla. 

Primeramente, se llamó “ensalada de la casa”, ese mismo año la llamaron “ensalada del aviador”. En 1933 Wallis Simpson y el príncipe Eduardo de Inglaterra llegan a Tijuana y prueban la ensalada, les gusta tanto que a cada país que iban, llevaban la receta para que se las prepararan; César Cardini quiso patentar el aderezo en 1933, pero ya era demasiado tarde, por que para entonces ya se conocía en muchas partes del mundo.

Lo que la hace ser una ensalada mexicana es el detalle de agregarle jugo de limón al aderezo, ya que los italianos en lugar de limón, le agregarían vinagre como agente ácido. 

Esta ensalada es preparada frente al comensal desde que Wallis Simpson y su esposo pidieron que las prepararan frente a ellos y es una tradición que aún en nuestros días se sigue haciendo, aunque en la actualidad han surgido modificaciones a la receta y se elaboran de diferentes maneras por todo el mundo, los ingredientes básicos siempre son la mostaza dijon, pimienta, yema de huevo, queso parmesano, aceite de oliva, crotones, anchoas y por supuesto lechuga romana. 

Les dejo la receta (original) por si gustan prepararla en casa. 

Ensalada César 

Para el aderezo: 

2 cucharadas soperas de anchoas. 

2 cucharadas de ajo picado (de preferencia el ajo dejarlo picado en aceite de oliva). 

1.5 cucharadas soperas de mostaza dijon (mostaza francesa). 

1 yema de huevo. 

El jugo de 1 limón (recién exprimido). 

Pimienta negra recién molida (al gusto). 

1 dash de salsa inglesa (dash=un chorrito). 

½ taza (125 ml) Aceite de oliva. 

2 cucharadas de queso parmesano. 

Montaje: 

8 hojas de lechuga romana (orejona). 

Queso parmesano al gusto. 

Crotones al gusto. 

Procedimiento: 

Mezclar perfectamente con una palita de madera en un bowl los ingredientes en el orden que se menciona arriba, hasta la salsa inglesa. 

Agregar un chorrito de aceite de oliva en forma de hilo. Incorporar y seguir agregando en forma de hilo el resto del aceite sin dejar de mover hasta que se obtenga una emulsión consistente. 

Agregar el queso parmesano. 

Finalmente se incorporan las hojas de lechuga romana enteras para que se mezclen con el aderezo ayudándonos de la palita de madera. 

Ya impregnadas con el aderezo, las hojas de lechuga se montan en un plato, se decora con crotones y queso parmesano. 

Disfruta.

A %d blogueros les gusta esto: