EL DIABLO VERDE: LA ABSENTA

Por: Chef Octavio Bernal Mendoza – 11/octubre/2020

En el mundo de las bebidas no todo es vodka, whisky o tequila, existen miles de bebidas del tipo alcohólico que preceden a la coctelería moderna. Muchos acontecimientos y situaciones de la historia nos relatan cómo nacieron los famosos cocteles que podemos consumir actualmente en el antro, en una reunión con amigos o en casa para relajarnos. Pero el día de hoy les quiero contar de un “licor” que es poco conocido, pero que involucra muchos mitos, leyendas e historias reales, la Absenta. 

La Absenta es un destilado de hierbas que desde el siglo XVIII fue producido en Europa, en Francia específicamente. En un inicio, la absenta fue producida como un remedio medicinal, con el paso del tiempo se volvió una bebida de “culto”, cerca del final del siglo XIX, cuando ya era conocida por sus efectos psicotrópicos y era consumida por artistas y escritores conocidos, como lo son Vang Gogh, Picasso, Oscar Wilde, y otros. Su graduación alcohólica va desde los setenta hasta los noventa grados, ¿un poco fuerte no? 

La composición del diablo verde es ajenjo, hinojo y anís, ingredientes conocidos, irónicamente, como la “santísima trinidad”. Algunas recetas del destilado le agregan otras raíces y hierbas, pero la base para la original “hada verde”, como también le llamaban, son las tres que mencioné anteriormente. La Absenta se consumía diluida con un poco de agua y un terrón de azúcar; era una bebida tan de moda, que se fabricaron diferentes utensilios “lujosos” para poder tomarla. 

Se decía que el consumo del destilado causaba alucinaciones, incluso se llegó a decir que un hombre asesinó a toda su familia bajo los efectos de “el diablo verde”, entonces empezó a prohibirse su venta y consumo en varios países para evitar tragedias. 

La realidad, que hoy en día se conoce gracias a los avances científicos y la globalización, es que la absenta no produce ningún tipo de alucinaciones más allá de las que puede causar el consumo del alcohol común y corriente. Toda la mala fama de la absenta fue debido a que en los inicios del siglo XX el “demonio verde” se puso tan de moda que era consumido en todos lados y por todo mundo. Obviamente a los productores de vino (jugo fermentado de la uva) esto no les pareció y entonces fue como empezaron a difamar a la absenta, basándose en supuestos estudios “científicos verídicos” para que la gente se asustara y se olvidaran de nuestro pobre “diablo verde”. Todo esto es una estrategia de marketing muy antigua en el basto universo de los destilados y fermentados que fue ocupada muchas veces para desprestigiar algunas bebidas alcohólicas y dar paso a otras. La verdad les ha funcionado en la mayoría de los casos. Les puedo decir que a mi personalmente me encanta la absenta, ojalá pudiera tener un poco en este momento para seguir inspirado escribiendo este artículo (broma). Bueno sí, bueno no, bueno sí. 

El aroma de la absenta es muy agradable, su sabor amargo es perfecto para la combinación requerida en los cocteles, pero el precio, es un poco elevado, tan sólo en México va desde los $500.

Por si gustan probarla y quieren experimentar un poco de coctelería les dejo una receta que yo enseño regularmente a mis alumnos en la materia de mixología. 

Old George Sour 

Ingredientes: 

1 clara de huevo 

2 oz mezcal espadín 

1 oz jugo de limón verde 

1 oz jarabe de pepino 

6 hojas de albahaca 

3 pizcas de cardamomo 

5 ml de Absinth (absenta) 

Preparación: En un shaker servir los siguientes ingredientes por orden de aparición agregas hielo y enfrías. Finalmente, sirve en una copa (coñaquera de preferencia), utiliza una coladera de malla fina y decora con cardamomo molido. 

A %d blogueros les gusta esto: