EL CAMBIO CLIMÁTICO, ¿MÁS MORTAL QUE EL CORONAVIRUS?

Por: Abril Cruz – 11/marzo/2021

Imagen: plataforma ZEO

Día con día vemos el avance que hay y el aumento sobre la preocupación mundial por el coronavirus, pero, ¿tú crees que ésta sea razón suficiente para reducir los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático?

El coronavirus es una enfermedad que ha traído consigo grandes impactos sociales, psicológicos, de salud, entre otros, y es algo que realmente esperamos sea temporal. Sin embargo, el cambio climático ha estado por muchos años atrás y al parecer se mantendrá por muchas décadas más, lo cual requiere no sólo de atención, sino de acción continúa.

No perdamos de vista la gran importancia que debe tener el cambio climático, no podemos olvidarnos de la lucha que se ha llevado a cabo durante tanto tiempo contra este cambio y los demás problemas que enfrenta el mundo. Estamos conscientes de la situación tan desafortunada que está sucediendo con el coronavirus, ya que uno de los grandes impactos que conlleva es el “económico”, el cual se vive día con día, por consiguiente, las pérdidas serán masivas si pensamos en el calentamiento global, el cual es un problema de mayor magnitud, cuyas consecuencias en la salud de nuestra sociedad serán mucho más graves. 

Foto: Cultura Colectiva News

El calor del océano está en un nivel récord, la temperatura aumenta al equivalente de cinco bombas de Hiroshima por segundo. Contamos las sequías, los incendios forestales, las inundaciones, tormentas extremas, las cuales cobran su precio mortal. No tenemos tiempo que perder, si es que se quiere evitar una catástrofe climática. 

Las concentraciones de gases de efecto invernadero no dejan de aumentar, por lo que el calentamiento continuará. Según un reciente pronóstico, es probable que en los próximos cinco años se produzca un nuevo récord de temperatura mundial anual. Sólo es cuestión de tiempo. 

Foto: Red Rover

Todos recordamos los devastadores incendios de Australia, de los cuales el humo y los contaminantes se propagaron por todo el mundo y provocaron un pico en las concentraciones de CO2. La temperatura en la Antártida fue récord, estuvo acompañada de episodios de fusión de hielo a gran escala y de la fractura de un glaciar, un hecho que incidirá en la subida del nivel del mar. Esto expone a las zonas costeras y las islas a un mayor riesgo de inundaciones, provocando de igual forma, que sus zonas bajas queden sumergidas por las aguas.

Sin un control rápido de las emisiones no hay mucho que se pueda hacer para atenuar estos enormes impactos que sufre nuestro planeta, y se ve claramente que esta “tendencia” va cada vez más a los extremos.

“No vamos a combatir el cambio climático con un virus”

A %d blogueros les gusta esto: