EL BAILE DE LOS 41

LA IMPORTANCIA DEL NÚMERO 41 EN LA COMUNIDAD LGBTTTIQ

Por: Yuri Tapia Ando – 18/noviembre/2020

En la época del Porfiriato aconteció uno de los escándalos más fuertes para la sociedad machista mexicana, y es que en la madrugada del 18 de noviembre de 1901, la policía llevó a cabo una redada en la casa número 4 de la calle de la Paz (hoy conocida como Ezequiel Montes en la colonia Tabacalera), donde se celebraba una fiesta privada de 42 hombres, con la particularidad de que la mitad vestía con vestido de mujer y la otra con su traje de gala, y bailaban entre ellos.

Imagen: radioformula.com.mx

¡Escándala! Se dice que la mayoría de los asistentes formaban parte de las familias aristocráticas de México, muchos trataron de huir, sin embargo, al ser un tema completamente grave para la época, la policía no dejó salir a nadie, a excepción de uno, ya que después se corrigió la cantidad y en lugar de 42 detenidos, resultaron ser 41, pues el yerno del entonces presidente, Porfirio Díaz, estaba presente en aquella fiesta gay, de la que poco hubo detalles en el periódico El Popular, el cual anotó despectivamente “no daremos a nuestros lectores más detalles por ser en sumo asqueroso”.

Se dice que el yerno de Don Porfirio Díaz, Ignacio de la Torre y Mier, quien estaba casado con la hija mayor del presidente, Amanda Díaz, estaba presente en tal fiesta y huyó por las azoteas. A los detenidos se les hizo barrer las calles vestidos de mujer y fueron llevados a Yucatán para someterse al servicio militar, sin embargo, de esos 41, solo llegaron unos 19, a lo que las autoridades aclararon que todos habían cumplido castigo. Tras esto quedaron dudas de que esto realmente hubiese sido cierto, a lo que Carlos Monsiváis escribió que seguro unos 22 o 23 de ellos habían comprado su libertad.

Ignacio de la Torre y Mier
Foto: infobae.com

Pese a que el presidente hizo lo posible por dejar esto en secreto, los rumores corrieron y fue imposible, por lo que se cuenta que éste habló con su hija para comunicarle lo de su esposo, “Ignacio fue dejado libre para impedir un escándalo social, pero quise prevenirte porque tienes derecho a saber del comportamiento con la persona con que vives”, según escribió Amanda Díaz en su diario.

El acontecimiento fue causa de burla en el país y la Gaceta Callejera, la cual era tan solo una hoja suelta repartida de mano en mano, se encargó de hacer mofa de todo esto con su edición especial “Los 41 maricones encontrados en un baile de la calle de La Paz el 20 de noviembre de 1901”.

Foto: infobae.com

Tras este escándalo para la sociedad mexicana, el número 41 se convirtió en tabú, sin validez e incluso ofensivo para los machos mexicanos de la época, pues nadie quería ser relacionado con la homosexualidad, “no hay en el ejército División, Regimiento o Batallón que lleve el número 41. Llegan hasta el 40 y de allí se saltan hasta el 42. No hay nómina que tenga renglón 41. No hay en las nomenclaturas municipales casas que ostentes el número 41. Nadie cumple 41 años”, escribió el historiador y cronista de la Revolución Mexicana, Francisco Uriquizo.

Con el paso de los años, el número 41 ha pasado de ser tabú a convertirse en un número representativo para la comunidad LGBT+, e incluso, actualmente se encuentra una placa conmemorativa en el centro de la Ciudad de México en la que se establece de alguna forma a la redada de los 41 como el principio de una lucha por los derechos civiles de los homosexuales en nuestro país.

Foto. homosensual.com

El número 41 ha sido usado en nombres de bares gay en México y la Marcha del Orgullo LGBT+ del 2019 fue la edición número 41, por lo que se consideró aún más especial y se usó el lema Ser es Resistir.

Fuente: infobae.com

A %d blogueros les gusta esto: