ANA JULIA YEYE

Por: Yuri Tapia Ando – 20/agosto/2020

La semana pasada entrevistamos a la comediante de Stand Up, Ana Julia Yeye, quien actualmente tiene su podcast junto con Paty Bacelis, “Chichis pa’la banda”.

Después de llevar una vida ordinaria como la mayoría de las personas, con un trabajo de lunes a viernes y fines de semana para descansar o salir de fiesta, Ana Julia sentía que faltaba algo en su vida, “yo ya lo había logrado, pero por una extraña razón no me sentía feliz, conforme, estaba como que ya, esto es todo, lo logré, qué aburrido, nunca pensé que llegara al éxito”, comenta sarcástica. “Entonces un día vi un show de un evento que se llama La Impro Lucha, que ya no existe pero, La Impro Lucha es un show de improvisación teatral y me explotó la cabeza, dije, estas personas están jugando y les están pagando por ello”, agregó Ana Julia.

Los fines de semana fueron entonces su oportunidad para poder distraerse y aprender algo nuevo, por lo que comenzó a buscar algún taller de improvisación teatral, sin embargo no lo encontró, y en cambio, encontró un taller de Stand Up, “yo no sabía lo que era el Stand Up Comedy, lo busqué en Google tal cual y me aparecieron algunas referencias en español como Sofía Niño de Rivera, O’Farril, etc., entonces dije está divertido, tomé un taller, porque aunque no lo crean, pues pagué porque alguien me enseñara a decir tonterías y cuando me gradué digamos, cuando estuve frente a un público que no me conocía, contando chistes que yo escribí y se rieron, a mi me explotó la cabeza y dije, esto lo quiero hacer siempre, entonces empecé a hacerlo como hobby hasta que después de algunos años se volvió mi trabajo”.

Como a todos les llega a pasar, hay algunas veces en que el público no reacciona como se esperaba, “estas noches son comunes, afortunadamente la mayoría no son así, al menos para mí, trato de pulir tanto mi show y hacerlo tan bien que haya menos silencios, haya muchas más risas que shows malos, pero a veces pasa, y esa es la magia del Stand Up, un día estás triunfando en un escenario y la gente se ríe y te piden fotos, y a la semana siguiente estás diciendo el mismo show con las mismas palabras y nadie se ríe, por alguna razón, no te sabría explicar por qué, pero así pasa con un público diferente. Creo que es una manera en la que el universo te dice a dónde vas, no eres nadie, no te tienes que sentir más que los demás, porque nadie te conoce, nadie se ríe. Entonces si, si pasa, te quieres morir, pero pasa” señala Ana Julia tras preguntarle sobre el público difícil.

A pesar de que actualmente Ana Julia se identifica como lesbiana, no todo el tiempo fue así (como a casi todos nos pasa), sin embargo, en su caso resultó ser un poco curioso el hecho de que todos sabían que ella era lesbiana menos ella, quien afirmaba que le gustaban los hombres como a la mayoría de las mujeres. “Lo dije muchísimos años, pero no porque me estuviera ocultando de la sociedad, o porque me fueran a juzgar o porque me fueran a correr de mi casa, ni mucho menos, o sea, mi caso no era ese, simplemente, suena muy tonto, yo sé que para la mayoría de la gente suena muy tonto, pero yo no lo sabía, yo no sabía que soy lesbiana”.

Cuando Ana Julia iba en secundaria, contrario a los chicos de su edad, vivía pensando en otras cosas, sus intereses eran diferentes y no sentía atracción por nadie, razón por la cual no se dio cuenta de su orientación, sino hasta sus casi 27 años, “una chica me empezó a tirar la onda, esto lo cuento en mi show, me empezó a tirar la onda, empezó a ser muy insistente y me atreví a darle un beso, y ahí fue donde dije, ah, pues es que, esto era, con razón no sabía, que ojo, ya antes me habían tirado la onda mujeres pero a mí no me había interesado ninguna y a todas las bateaba. Nunca había generado este vínculo pero con esta chica si fue como que me empezó a atraer y entonces, La Kikis que es otra comediante lesbiana, me dijo ‘¿alguna vez te has besado con una mujer?’ y le dije no, me dijo ‘Ana Julia, no mames, tienes 26 años y nunca, ni en un juego de botella’ le dije no, y me dijo ‘el día que beses a una mujer te vas a dar cuenta de la verdad’, la tiré de loca, después me atreví y púmbale, si es cierto, no sé como explicarlo pero como que todas las piezas empezaron a encajar, fue raro”.

Por suerte para Ana Julia, salir del clóset no fue un problema, para su familia nunca ha sido un tema mal visto, al contrario, cuando ella tenía 17 su mamá le preguntó si estaba segura de que no le gustaban las mujeres ” hija, ¿estás segura que no te gustan las mujeres?, si te gustan las mujeres no pasa nada, todo bien y yo le dije claro que no mamá, cómo te atreves” nos platica. Años después, cuando se da cuenta que si lo es, decidió contarles “saben qué, pues resulta que tenían razón, pues si, si se me va mi chancla al agua, si soy lesbiana y pues ya, nada más quería que lo supieran, ya tengo novia”, por lo que su familia hasta le pidió invitarla a comer y todo salió muy bien.

Tras esto, Ana Julia hizo un video anunciando a sus familiares y amigos su situación y así evitar rumores, además, hizo una fiesta de salida del clóset, “organicé para mi cumpleaños, que es en julio, muy cerca del día que yo salí del clóset, organicé una fiesta con la temática de que todos tenían que ir de camisa de cuadros, nada más por un cliché de lesbianas… hice una fiesta como para anunciar que estaba saliendo del clóset a los 27. A mí me fue bastante bien en la feria, entendiendo que no a todos les va bien”.

Tras casi cinco años de noviazgo con la chava a la que dio el beso, Ana Julia nos platica que la pasó muy bien y aprendió muchas cosas. Cuando ella termina su relación en febrero, prácticamente después empieza la cuarentena y le toca vivir su etapa de soltera lesbiana en casa sin poder salir a citas o antros, “no sé cómo es vivir soltera lesbiana, me agarró en un momento épico del mundo, de que ya se va a acabar el mundo, pero, ya no soy soltera lesbiana, por alguna razón, por algún azar del destino y de mi fortuna, ya tengo novia otra vez, duré soltera como cinco meses, después dije, para que está la vida si ya se va a acabar el mundo, de una vez”.

“Yo no conocía el término Tomboy, yo lo conocí cuando ‘empecé’ a ser lesbiana, siempre lo he sido solo que no lo sabía, cuando me empecé a empapar de este mundo de las lesbianas, me dieron un curso propedéutico básicamente de esto es ser lesbiana, ya viste The L Word, aquí está ahora Orange Is The New Black, estos son los términos base, ¡vámonos!, entonces ahí fue cuando aprendí el término Tomboy, pero yo siempre he sido esta persona con rasgos masculinos, me atrevería a decir que antes, cuando iba en la prepa, me veía mucho más varonil que ahora, pero yo nunca me he considerado, ni he querido, ni siquiera como género no fluido o como trans, nunca me he considerado hombre ni quisiera serlo, solo me gusta vestirme así, y la gente que me conoce, sabe que yo, lo digo de broma, pero soy una princesa atrapada en el cuerpo de un policía de prevención, porque soy mucho más femenina de lo que la gente piensa, solo que me gusta vestirme así”.

TBDM: Para subirte al escenario, ¿cómo te gusta arreglarte?

ANA JULIA: Yo me visto tal cual arriba que abajo del escenario, me visto igualita, incluso, grabé un mini especial para Netflix, tengo ahí 15 minutos, se llama Zona Rosa, y ese día era como mi boda, este día tengo que verme bien, pero no me vestí mucho más diferente a como me visto normalmente, solo me compré ropa nueva y ya, en realidad me visto igual todo el tiempo, no soy esa persona que se viste diferente o más elegante arriba que abajo, jeans, playera, una chamarrita, mis tenis y ya con eso.

TBDM: Para algún evento de etiqueta, ¿qué te gusta mas vestir? Traje, corbata, moño, un smoking, tirantes, chaleco todos estos accesorios son muy padres en el estilo Tomboy.

ANA JULIA: Pocas veces me he vestido tan elegante, solo lo hago cuando me invitan a bodas, por ejemplo, digo, bueno, voy a hacer un esfuerzo por verme un poquito mejor. Creo que nunca he usado saco, corbata ni moño, ni tirantes (risas), soy una pandrosa de lo peor. Lo que hago es llevar pantaloncito de vestir, zapatos y una camisa o blusa normalmente abierta como dos botones y ya, cinturón y listo. Si acaso, si bien les va, me enchinaré las pestañas y tantito delineador y ya. Nunca me he fijado mucho en me voy a poner ahora estos tirantes o los voy a combinar con estos zapatos, yo soy la peor persona para vestirme.

Ana Julia nos platica que no se considera tan Tomboy por lo mismo de que de vez en cuando le gusta maquillarse, incluso el año pasado se hizo el rizado de pestañas permanente, “entiendo que el estilo Tomboy es justo alejándote de estas cosas femeninas, y yo si me dejo, a veces traigo las uñas pintadas o así, pero yo siento que es porque ya me vale”.

Más allá de que alguien le grite algo en el escenario, afortunadamente Ana Julia no ha pasado por algún tipo de ataque homofóbico, nos relata que una vez la agarraron a golpes afuera de un bar, sin embargo ella considera que fue debido a que ese día agarraron a golpes a todos los hombres, por lo que cree que la confundieron con alguno, ya que golpearon a todos los hombres de ese lugar. “Tengo mucho privilegio, nunca me ha tocado un evento así grave en el que me juzguen, ni siquiera en la calle, como parezco vato, no saben, la gente no se queda viendo como de ‘allá van dos mujeres caminando agarradas de la mano, besándose en la calle’, nunca me han tratado mal por esta razón pero creo que a veces he cubierto la cuota de género, por ejemplo en algún festival de comedia o en algún programa y dicen ‘necesitamos incluir gente LGBT, inviten a la lesbiana’, gracias a esto he tenido algunas oportunidades, me he quedado por mi talento pero de que he cubierto una cuota, seguro, pero de discriminación no se me ocurre ninguna ahorita”.

Afortunadamente, dentro del medio en que se encuentra, Ana Julia nunca ha tenido problemas debido a su orientación sexual, “cuando se trata de ayudarse y apoyarse entre nosotros, la verdad es que siempre ha habido apoyo, nunca me han negado el acceso a ningún escenario por ser lesbiana ni mucho menos”.

Sin tomar en cuenta la cuarentena, dentro de sus tiempos libres, a Ana Julia le gusta estar más en casa o por el contrario, ir a acampar, nadar e ir al cine, no es una persona que le guste mucho ir a antros, aunque prefiere los bares donde se pueda uno sentar y platicar a gusto.

TBDM: ¿Cómo te sientes siendo parte de la comunidad LGBT?

ANA JULIA: Bien, supongo, siempre está bien pertenecer a algún lado y mira, qué mejor que pertenecer a una minoría (risas). Me encanta pertenecer a la comunidad porque siento que la gente me da un poquito mas de autorización de hablar sobre esta clase de temas, trato de ser muy conciliadora, como de evitar las riñas y las peleas, entonces trato de encontrar un punto medio en el que podamos exigir nuestros derechos sin violentar a los demás. Siento que la diversidad está en todas partes, no nada más en la comunidad LGBT, todas las personas somos diversas y dentro de la comunidad también hay agresiones, como de ‘todo bien si son lesbianas pero que no parezcan hombres’, ¿por qué estás otra vez atacando a la misma gente de tu comunidad? o de ‘están bien los homosexuales y lesbianas pero qué pedo con los trans’, o sea, trato siempre de decir a ver chavos, no importa si eres hombre o mujer, lesbiana o si te gustan los hombres, las mujeres, si eres trans y le vas al américa o si te gustan los dorilocos, ¿sabes?, da lo mismo, solo hay que respetarnos y ya.

“Me encanta formar parte de la comunidad, creo que tengo un poquito más de voz a la hora de decir que por favor nos respeten, a pesar de que no he sufrido discriminaciones así fuertes, pues creo que hay mucha banda que ya sufrió bastante y que es innecesario agredir a los demás. Desde mi trinchera, que es en el Stand Up, desde la comedia, trato de dejar ese tipo de mensajes y pues ojalá se le peguen a alguna que otra persona”.

Agradecemos a Ana Julia por la entrevista otorgada.

Puedes ver el video de la entrevista completa aquí
A %d blogueros les gusta esto: