ALE RAMOS: MOTOS, VIAJES E IDENTIDAD

Por: Yuri Tapia Ando – 13/agosto/2020

Gracias a las redes sociales podemos conocer infinidad de gente, y entre ellas, muchas personas bastante interesantes y súper accesibles, como es el caso de Ale Ramos, una joven que empezó haciendo videos de TikTok como todos, por diversión, y que ahora, cuenta con más de 500 mil seguidores. Quienes disfrutan de sus videos ocurrentes, sobre su moto (ya que es una chava biker) y de su atractivo, seguramente terminan con una gran sonrisa en el rostro. ¿Aún no la conoces?, aquí te presentamos una entrevista con ella.

“Estaba aburrida, para ese entonces todavía Tik Tok no era tan sonado, de hecho empecé como en febrero, marzo. Yo me burlaba de una de mis amigas que hacía Tik Tok, le hacíamos mucha carrilla, era como de – ah ya subió video esta morra – y nos burlábamos mi ex novia y yo de eso. Neta jamás, jamás en la vida pensé subir yo videos, y algo que a mi me motivó muchísimo fue que en todas las reuniones de mis amigos me decían – deberías hacer videos – y yo de – no, no, qué hueva, no – y más porque las cosas que se me ocurren se me ocurrían en el momento, no porque lo tuviera ya planeado, y un día fui a un restaurante con mi ex y estábamos viendo Tik Tok entonces dije – vamos a hacer uno – , y en ese entonces estaba como de moda ponerte un filtro donde te miras super fea y gorda y con un maquillaje super feo y te conviertes a bonita, y desde ahí, desde ese video. Se propagó muy rápido, y eso que solo fue para calar cómo se usaba Tik Tok y el segundo fue el de la patita de mi gato, así como chocándolas, que se hizo muy viral, estaba en redes sociales de todos lados, todos me etiquetaban, fue rapidísimo el alcance que tuvo y de ahí empezó a crecer y crecer. Así como soy muy ocurrente, se me ocurría cada video, si veía por ejemplo el disfraz de spiderman, era como – se me ocurre una escena, hay que hacer una escena lésbica pero de spiderman – entonces era más como por ese tipo de contenido”.

TBDM: ¿Desde cuándo fue que te interesaste por las motos?

ALE: Desde siempre, yo era de que en Guadalajara miraba una moto, siempre me han llamado más la atención las motos que los coches, yo era de que miraba una moto y decía wow, cómo le hacen para tener equilibrio, avanzando y así, y nunca pensé en llegar a tener una, solo era de admirarlo, pero pues era más por el miedo que tenían mis papás de tener moto, entonces yo me vendí a esa idea de que si ellos tienen miedo entonces yo también, hasta que con mi ex ex, viví tres años con ella, teníamos un coche, entonces lo vendimos y nos dividimos micha y micha, y como yo era super mala para ahorrar, pues literal, cuando me da la mitad del coche dije ah, pues creo que me alcanza para una moto y me compré la moto, de ahí no la suelto.

TBDM: ¿A qué te dedicas?

ALE: Soy diseñadora gráfica digital, estudié también marketing y ahorita le estoy jugando al independiente, ya le jugaba al independiente, había puesto una agencia de marketing pero el estar lidiando con gente me causó bastante conflicto el que me demandara bastante tiempo y me asocié hace como tres, cuatro semanas con un amigo que tenía estética automotriz y yo le estoy dando a la estética motociclista, entonces ahí estamos fusionados ahorita.

TBDM: ¿Perteneces a algún club de motociclistas?

ALE: Sí, Rolling souls, de puras mujeres, el único de Querétaro.

TBDM: ¿Hay clubes que sean LGBT?

ALE: Prácticamente el nuestro, solo hay como dos heteros. De hecho, te voy a decir un secreto, normalmente las mujeres que andan en chopper tienden a ser lesbianas, las que andan en pista, es más probable que sean heteros, ahí le vas midiendo, como que entre más rudo más lesbiana, y entre más sexys se vean más hetero, siento yo, desde mi experiencia.

TBDM: ¿Cuál es el viaje más largo que han hecho?

ALE: Bueno es que el motoclub no hace rodadas tan lejos porque hay chavas que tienen cilindraje pequeño, incluso hay una que tiene hasta una motoneta, entonces tienden a ser viajes así como por pueblos mágicos cercanos, pero yo me he ido a Guadalajara de mochila, y yo manejando me he ido al Cerro del Cubilete en Guanajuato, pero ese no fue con el motoclub, ese fue con amigas así como de varios motoclubes de San Luis y así, como de esas típicas guapillas populares, fue como que nos juntamos de varios estados.

TBDM: Tengo entendido que tu moto tiene nombre, Liliana, ¿por qué ese nombre?

ALE: Me gusta, mi mamá se llama Liliana, pero más bien el nombre de Liliana yo lo veía, como que yo sentía que es nombre de objeto, pero no por mi mamá, sino fue como de “le queda, le queda Liliana”, tiene porte de Liliana, está delgada, como que Lili lo veo como letras muy flacas y yo veo a mi moto muy así, a comparación de otras choppers, es como Liliana, aparte es como lineal, no sé, como que sentía que era geométrico el pedo.

TBDM: ¿Cuánto tiempo tienes con ella?

ALE: 5 años, ya toda una vida.

TBDM: Si los viajes y las motos no estuvieran en tu vida, ¿a qué te gustaría dedicarte?

ALE: Aviador porque me encanta lo extremo. Algo de lo que me gustó mucho por ejemplo de cuando me aventé del paracaídas, no fue tanto la caída, sino que cuando yo me iba a aventar yo estaba metiéndome todavía hasta más miedo, así como de imagínate que estuviéramos volando y que acabaran de avisar que todos van a salir por la proa, yo ya así como queriendo hacer que fuera más extremo pero no sentí tan extremo. Yo estoy así con esa adrenalina de quiero miedo, pero lo sentí tan rico, tan relajante, el estar arriba, el mirar el paisaje, dije wow, no da miedo, es tan bonito el ver México, el ver el ecoturismo, la naturaleza, eso por arriba fue como, a mí me impactó, de hecho en mi video ni siquiera me veo espantada, estaba yo de wow, entonces siento que más bien es por eso, por el impacto que tiene el ver una perspectiva diferente de la naturaleza. Aparte una vez fui a Cancún y solo yo y una amiga vimos a una ballena en la playa, yo me asomé, mi amiga también la vio y se veía así super grande que se iba subiendo y luego se hundió y se perdió, pero dije wow, que chingón esas vistas.

View this post on Instagram

#atreveteavivirlo

A post shared by Alejandra Ramos (@alee_ramos7) on

TBDM: Pasando al tema LGBT, ¿cuándo te diste cuenta que te gustaban las niñas? ¿Qué edad tenías, cómo fue todo este rollo?

ALE: Híjole, yo creo que era algo que ya traía ciertas actitudes desde chiquita, o sea, en el kínder me gustaban mis amigas pero era como de ah estás bonita y ya, o sea, yo en ese momento no lo veía como de ay, vamos a andar, y de hecho tuve un novio en el kínder y pues éramos de manita sudada pero es como lo que te inculcan, decir ay está bonito pero y ya. Y en la primaria, como por quinto, sexto, si era como de a mis mejores amigas de “qué envidia”, o sea, “qué chido ser ese güey de que se puede besar a esa morra, esta super bonita”, pero creo que no tenía la conciencia de que existía el lesbianismo, de que si se podía dar algo entre mujeres. Ya en la secundaria, ya así como entre juegos, de hecho la primera vez que besé a una niña, pues estaba jugando con mi mejor amiga y teníamos como unas sábanas en un parque, y ella se puso la sábana, se le miraba así como la forma de la cara y a mí se me hizo fácil agarrar y besarla, y dije pues “es la sábana, no te besé a ti, besé a la sábana” y ella se saca de pedo y me dice me besaste y yo, sí, me dice por qué, no sé, y me dice qué raro pero okay. No lo sentí mal, como si fuera algo malo, fue como de me dio la gana. Después mi mejor amiga, una vez jugando a pasar la carta, se cayó la carta y fue así como un roce y yo dije como que qué padre, por dentro dije qué rico, y después de ese beso si me quedé como pensando toda la noche, qué padre hubiera sido que ese beso fuera de verdad, que hubiera sido bien, qué chingón estaría que de verdad fuera un beso, porque todavía no veía lo sexual, solo los besos.

Y ya en la prepa mi mejor amiga si era lesbiana, una vez me preguntó qué pasaba si me daba un beso, te enojarías si te robo un beso y ya, dejó de preguntarme y yo me acosté en sus piernas, y cuando me levanto, agarró y me besó, en ese momento si sentí como que el estómago se me infló, sentí mariposas que nunca había sentido con nadie, nunca, y eso que tuve muchísimos novios, los cambiaba casi cada mes pero nunca llegué a sentir eso.

TBDM: ¿Sigues ahorita con tu novia actual?

ALE: No, ya no andamos, es complicado. Estamos como en un break, es como una promesa, ella tiene problema muy personales que trabajar, yo tengo temas personales. Estamos como en un break de tú requieres manejar esto, yo requiero manejar esto, y la psicóloga nos recomendó que por el momento no anduviéramos, que teníamos que primero entenderlo, trabajarlo y ahora sí tener algo chido que aportarnos, si no nos íbamos a dar en la madre, entonces estamos como en ese lapso de que si lo trabajamos y funciona, pues volvemos. Ya veremos si nos funciona o no.

TBDM: Yo sé que esta pregunta puede parecer un poco obvia pero, ¿eres lesbiana o cómo te identificas dentro de la comunidad?

ALE: Demisexual, mucha gente lo confunde con bisexualidad, pero no, no es así, no es lo mismo.

TBDM: Dijiste que tu familia lo sabe, pero ¿cómo lo tomó en su momento y cómo está ahorita respecto al tema?

ALE: En un principio entraron en la negación y después fue de “qué va a decir Diosito, qué va a decir la gente, estamos predicándole a la gente el amor de Dios y no podemos predicar en nuestra propia casa contigo”, porque mi papá es predicador, hace retiros espirituales, son católicos, mi papá pensaba que el hecho de ser lesbiana era porque un demonio había entrado en mí y me llevó con un padre que está autorizado para hacer exorcismos, me hicieron toda una oración y todo el pedo, obviamente no pasó nada, y pues el padre dijo “es que el chanclas, le dicen al diablo, el chanclas es tan cabrón que se salió de ti y te está esperando allá afuera porque sabía que lo íbamos a expulsar”. Son sus formas de verlo, de pensarlo, yo difiero pero respeto, cosa que ellos no, ellos nunca la aceptaron, nunca la aprobaron, nunca la respetaron incluso, pero hasta que empecé a andar con la que viví tres años, yo creo que ellos pensaban que mi homosexualidad era por rebeldía o porque estaba ardida con mi ex o por quererles dar en la madre a mis papás, pero cuando vieron que mi relación ya era seria, ya tres años, cosa que nunca había durado tanto con alguien, y que ya vivíamos juntas, ya teníamos muchos planes, ya habíamos comprado un coche, ya teníamos muchas cosas juntas, fue como el “si es, si es con ella, y ya es formal” y la empezaron a aceptar un chingo. Pero cuando terminó esa relación, yo creo que mis papás pensaban que era solo ella y ya, entonces cuando empezaron a ver que empezaba a salir con otras personas, era como de “ya volvió a su etapa de desmadre, está solamente de picaflor, ya mejor sienta cabeza, ya pasó tu etapa de lesbianismo, ya conviértete, qué va a decir la gente si en algún momento vas a andar con un güey, qué va a decir su familia, que anduviste con mujeres”. Ellos están en su negación, piensan que en cualquier momento me voy a convertir al señor y voy a tener hijos y voy a cumplir el sacramento del matrimonio.

TBDM: ¿Qué es lo que más te gusta de ser LGBT?

ALE: Que me sentí en casa, me sentí aceptada. Mucha gente me ha dicho así como de no has sentido el rechazo de la gente y es de no, al contrario, más bien de la sociedad he tenido una aceptación y un cariño de gente porque en el momento en que yo decidí abrirme, haz de cuenta que yo traía una máscara heterosexual, y cuando dije ya, tuve la confianza de expresar quien soy, decir lo que siento, me hice como un libro abierto de decir todo lo que veo, todo lo que pienso, todo lo que siento, y como que muchas veces esa forma de decirlo, esa forma de expresarlo es algo que la gente normalmente no espera que diga tal vez en una conversación, yo me siento en casa, yo me siento confiada, y mi familia son las únicas personas que me han hecho hate. De las personas que yo esperaba tener el apoyo no lo tengo, todo el mundo está en mi apoyo, menos ellos, pero me quedo con todo el mundo.

Agradecimiento especial a Ale Ramos por la entrevista otorgada.

A %d blogueros les gusta esto: